Tocinito de cielo

martes, 16 de octubre de 2018 2 comentarios en este post

Nos gustan tanto las cremas y flanes que hasta hemos pensado en preparar un apartado en el blog solo para ellos. Flan de manzana y nataFlan de Aceite de Oliva Virgen ExtraFlan de Almendra y PanelaVasitos de Flan y Crema de Ferrero RocherFlan de Mandarinas y Leche CondensadaFlan de Castañas, .... son algunos de nuestros flanes cuyas recetas podréis encontrar en el apartado de Postres y Repostería de nuestro blog.
La que nos faltaba en nuestro recetario era el tocinito de cielo, y es que siempre nos había parecido muy difícil de elaborar, sobre todo por el punto del almíbar. Ahora con el termómetro de cocina los almíbares nos quedan perfectos, no nos explicamos como no lo compramos antes. Un termómetro de cocina es muy práctico y no es caro si os decantáis por un modelo sencillo como el que tenemos nosotras.
Y si no tenéis termómetro se puede preparar el almíbar controlando el punto que tiene de forma tradicional. En esta receta se necesita que llegue a punto de hebra fuerte, a lo que llega el almíbar cuando al hervir empieza a hacer pompas gruesas y al tomar un poco de almíbar entre los dedos pulgar e índice (mojados en agua fría, no os queméis) y separarlos, nos queda una hebra gruesa que no se rompe al abrirse.
Así que no tenéis excusa para disfrutar de este exquisito postre casero.
Ingredientes:

250 g de azúcar
100 ml de agua
Seis yemas de huevo
Un huevo entero
Una pizca de canela
Una pizca de sal
Caramelo líquido

Elaboración:

En primer lugar cocinamos el almíbar poniendo en un cazo el agua y el azúcar. Debemos esperar que llegue a ebullición y que alcance una temperatura de 110ºC (con ayuda del termómetro de cocina) o punto de hebra fuerte (nos podemos dar cuenta de que ya está en ese punto cuando las burbujas que hace al hervir empiezan a ser más gruesas y si mojamos nuestros dedos en agua y tomamos un poco de almíbar, aparece una hebra fuerte que no se rompe al separar los dedos).
Dejamos templar el almíbar hasta los 75ºC aproximadamente fuera del fuego.
Mientras tanto batimos las yemas con el huevo (sin formar espuma) y después colamos a un bol para evitar las posibles pielecillas que las yemas pueden tener.
Incorporamos el almíbar templado a las yemas batidas moviendo seguido pero no fuerte hasta que quede bien integrado.
Pasamos a un molde grande caramelizado o flaneras pequeñas teniendo en cuenta que como es un dulce muy consistente no debemos de alcanzar mucho grosor.
Cocinamos al baño maría en el horno a unos 170º C unos 20 minutos (flaneras pequeñas) o 35-40 minutos (molde grande). Aún así verificar la cocción introduciendo un palillo de madera seca que debe salir limpio.
Una vez templados enfriar en la nevera (mejor de un día para otro).

2 comentarios

  1. Un postre exquisito, con termómetro o sin el no hay excusa para no disfrutarlo.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Son mi perdición, lo confieso. Me mega encantan

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.