Preparar un buen aperitivo tiene su ciencia: debe ser fácil de tomar sin cubiertos, el tamaño de las porciones puede ser de un bocado o dos como máximo para que abra el apetito pero sin llenar, original y divertido que invite a empezar a comer, que admita una presentación bonita pero a la vez sencilla... Son muchos los factores que debemos tener en cuenta para preparar el aperitivo perfecto pero lo que nunca falla es una buena combinación de sabores y texturas. 
 En estas cocas de mojama de atún se conjuntan estupendamente el dulzor del pimiento del piquillo con la rotundidad de sabor de la mojama de atún y la cremosidad del queso de cabra. Servido al momento, con el esponjoso y crujiente pan de la coca aún caliente, este aperitivo es un bocado divino con el que seguro conquistaréis a vuestros invitados.
La mojama de atún de Usisa nos convierte esta coca en una tapa de auténtico lujo y es que la calidad de esta salazón de atún es tan exquisita que se disfruta de ella en cada bocado. La tradición en la elaboración artesanal de salazones y la materia prima de calidad única de esta empresa ubicada en Isla Cristina (Huelva) dan como resultado productos extraordinarios como esta mojama de atún.
Ingredientes:

Para la masa de las cocas:
250 gr de harina panificable
150 ml de agua
Una cucharadita de levadura seca de panadería
Media cucharadita de azúcar
Media cucharadita de sal

Para el relleno:
200 gr de pimientos del piquillo asados
100 gr de mojama de atún en lonchas
150 gr de queso de cabra en rulo
Aceite de oliva virgen extra
Ramas de romero para decorar

Elaboración:
En un bol mezclamos el agua con la levadura de panadería, incorporamos la sal y el azúcar y seguidamente la harina.
Mezclamos todo con una cuchara dentro del bol y cuando esté todo casi integrado volcamos la masa sobre la encimera donde amasaremos hasta conseguir una masa lisa. 
Damos forma de bola a la masa, la colocamos en un bol seco y enharinado y dejamos reposar para que fermente y doble su volumen (de una hora a hora y media en un lugar templado).
Una vez conseguido el volumen, volcamos la masa sobre la encimera y desgasificamos ligeramente.
Precalentamos el horno a 200º.
Con ayuda de un peso de cocina dividimos la masa en porciones de unos 20 gr aproximadamente. Hacemos bolitas con las porciones y las estiramos con ayuda de un rodillo hasta que tenga el grosor que tendría una pizza. 
Disponemos las bases de las cocas sobre una bandeja forrada con papel de horno y las rellenamos con los pimientos del piquillo cortado a tiras.
Horneamos las cocas durante unos 10 minutos hasta que la base esté dorada y crujiente. 
Sacamos las cocas del horno y repartimos sobre cada una una rodaja de queso de cabra y una loncha de mojama.
Regamos las cocas con aceite de oliva virgen extra y servimos inmediatamente.




Ligeramente azucarados, muy esponjosos y tan bonitos... que da pena comernos estos simpáticos ositos de pan dulce. Recién horneados, aún calientes, untados de mantequilla y mermelada son irresistibles y gustarán mucho a los más pequeños por su deliciosa forma de osito.
Estos ositos de pan dulce los hemos preparado con la harina panadera ecológica de El amasadero, molida a la piedra y con un intenso sabor a cereal. Esta harina es solo una de la extensa variedad de harinas que nos ofrece la web de El amasadero, todas de primerísima calidad. En su práctica web podréis encontrar también todos los ingredientes y utensilios que necesitáis para la elaboración de pan, así como consejos y recetas para preparar pan casero. ¿Os animáis a hacer pan?
Ingredientes:

200 gr. de leche 
50 gr. de aceite de girasol o de oliva suave. 
1 huevo 
40 gr. de azúcar
20 gr. levadura de panadero prensada 
450 gr. de harina de fuerza el amasadero
Media cucharadita de canela molida
Una pizca de sal 
Chocolate para la decoración

Elaboración:

En primer lugar, ponemos en un bol (o en la cubeta de la panificadora o robot de amasar) los elementos líquidos: la leche, la canela molida, el aceite y el huevo batido con el azúcar.
Después añadimos la harina con la levadura desmenuzada y la pizca de sal
Amasamos hasta obtener una masa lisa, o programamos la panificadora o robot de amasar con la opción masa (en la que solo se amasa y se fermenta la masa). En cualquiera de los dos casos debemos dejar fermentar la masa hasta que doble su volumen.
Una vez terminado este paso, dividimos la masa y formamos los bollos reservando un poco de masa para las orejitas. Colocamos los bollos dentro de los moldes de papel de forma que ocupen algo más de la mitad de su capacidad. Con la masa reservada hacemos pequeñas bolitas que pegaremos a la parte superior del bollo, serán las orejitas de nuestos ositos de pan. Dejamos reposar de nuevo una media hora aproximadamente.
Horneamos durante 10 minutos en el horno con la función arriba y abajo con aire a 200 grados.
Dejamos enfriar y decoramos cada osito con chocolate fundido con ayuda de un cono de papel, haciendo tres puntos de chocolate bajo las orejas de modo que nos queden los dos ojitos y la nariz. 
El pan de ajo tradicional acompaña a los platos de pasta y otros platos de la gastronomía italiana y es normalmente pan condimentado con ajo, perejil y aceite de oliva o mantequilla que después se hornea o se tuesta. Solo tiene un problema para nuestro gusto, que lo empiezas a comer y ya no puedes parar. Cuando está recién sacado del horno es un bocado riquísimo.
Como nos gusta tanto preparar pan casero, hemos querido dar una vuelta a la receta del pan de ajo preparando un pan de harina de centeno y trigo a la que le hemos añadido aceite de oliva virgen, ajos muy picados, perejil, albahaca y orégano. Nos ha quedado un pan muy sabroso ideal para acompañar cualquier almuerzo.
Con la harina de centeno de Santa Rita este pan nos ha quedado muy sabroso con una miga compacta y húmeda realmente deliciosa. La harina de centeno además aporta al pan mucha fibra y nutrientes esenciales además de un sabor extraordinario. Una harina extraordinaria dentro de la gran variedad de harinas de Santa Rita que nos traen la más alta calidad en sus productos que se envasan en un innovador envase reutilizable que conserva nuestra harina siempre fresca.

Ingredientes:

250 gr de harina de centeno
250 gr de harina de trigo de fuerza
100 gr de masa madre (opcional)
320 ml de agua
Un sobre levadura seca de panadero
Una cucharadita de azúcar
Una cucharadita de sal
Una cucharadita de lecticina de soja (opcional)
Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
Tres dientes de ajo
Una cucharada de perejil fresco picado
Una cucharadita de albahaca picada
Una cucharadita de orégano seco

Elaboración:

Mezclamos en un bol el agua, la levadura seca y el azúcar. Añadimos la mezcla de las harinas y comenzamos el amasado.
El amasado será más sencillo y rápido si amasamos un par de minutos y después dejamos reposar diez minutos y volvemos a repetir la operación.
Cuando tengamos una masa lisa, damos a nuestra masa forma de bola y dejamos reposar en un bol grande que habremos cubierto con un paño de lino bien enharinado. Tapamos la masa y evitamos ponerla cerca de corrientes de aire. Esperamos hasta que esté bien levada (un par de horas).
Volcamos la masa sobre la mesa enharinada y desgasificamos con un pequeño amasado. 
Estiramos la masa en un rectángulo, la untamos con una cucharada de aceite de oliva virgen con ayuda de un pincel de cocina. Esparcimos sobre el aceite los dientes de ajo muy muy picados, el perejil y la albahaca picados y el orégano seco.
Enrollamos la masa sobre sí misma sin apretar y con un cuchillo bien afilado le hacemos un corte por la mitad, dejando así a la vista el interior.
Colocamos los dos trozos del rollo con el corte hacia arriba y hacemos una semitrenza que uniremos en los bordes. 
Colocamos la trenza de pan sobre un molde sobre la que habremos dispuesto un papel de horno y esperamos a que vuelva doblar su volumen.
Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 250º 
Llevamos nuestra trenza pan al horno y prestamos atención pues después de los primeros 10 min tenemos que bajar  la temperatura del horno a 190º. Seguimos horneando unos 50 min más, aproximadamente.
El flan de huevo casero es uno de nuestros postres favoritos y hoy os lo traemos en versión vasito con una receta de flan tan rápida y fácil de hacer que seguro guardaréis en vuestra carpeta de recetas imprescindibles. La crema de avellanas y cacao, las avellanas picadas y el bombón añaden textura y sabor a este vasito de sabor intenso. 
Y si os quedáis con ganas de más, os invitamos a preparar otros deliciosos flanes que tenemos en nuestro recetario como son: Flan de Castañas, Flan de Galleta, Flan de Miel de Lavanda, Flan de Aceite de Oliva Virgen Extra y Miniflanes de Chocolate y Almendra (Sin lactosa, Sin Huevo)
La inspiración para estos vasitos la hemos tenido en la muestra de bombones de avellana que hemos encontrado en nuestra caja de productos sorpresa Disfrutabox que nos llega puntualmente a casa repleta de lo que más nos gusta. 
Productos de cosmética de primerísima calidad comparten espacio en nuestra caja Disfrutabox  con la deliciosa horchata de chufa, chocolates rellenos, cervezas, lo más nuevo en pastas y por supuesto los bombones de avellana. Ya estamos deseando que llegue la próxima!

Ingredientes:
300 ml de leche
Dos huevos y una yema
90 gr de azúcar
Unas gotas de extracto de vainilla
150 gr de crema de avellanas y cacao
Avellanas picadas gruesamente
Un bombón Ferrero Rocher por vasito

Elaboración:
Batimos en un bol los huevos y la yema de huevo con el azúcar hasta que haga espuma. Incorporamos la leche a temperatura ambiente y las gotas de extracto de vainilla y mezclamos bien. 
Repartimos la mezcla en los vasitos de cristal hasta un poco menos de la mitad y tapamos cada vasito con film apto para microondas. 
Cada uno de los vasitos (por separado) tarda en cocinarse alrededor de un minuto en el microondas a máxima potencia (900 w). Es aconsejable que ajustemos los tiempos a nuestro microondas, ya que cada uno es distinto, observando la consistencia del flan pinchándolo con un palillo para verificar que está cuajado, de no ser así añadimos unos segundos más.
Dejamos enfriar los flanes a temperatura ambiente y después en la nevera.
Cuando estén fríos cubrimos el flan con una gruesa capa de crema de avellanas y cacao y sobre ella ponemos las avellanas picadas. 
Terminamos los vasitos con otra capa de crema de avellanas y un bombón ferrero en cada vasito.
El salmorejo es un plato típico de Córdoba aunque se come en toda Andalucía, puesto que es un plato muy refrescante, fácil de preparar y muy nutritivo. Es un primer plato muy sano y si tenéis la suerte de que a los pequeños les guste... pues mejor que mejor, puesto que tiene muchas vitaminas ya que se cocina sin cocción.
En Andalucía en cualquier temporada, pero sobre todo en verano, junto al plato principal encontramos un cuenco de salmorejo, gazpacho, ajo blanco, porra antequerana, pipirrana... que nos hacen soportar mejor las calores del verano. Este año el calor se hace de rogar pero aún así no vamos a dejar de preparar estos platos fríos que tanto nos gustan.
De la mano de Espinaler acompañamos esta crema con una ventresca de atún de primerísima calidad, que completa el plato convitiéndolo en un excelente primer plato. Los productos de aperitivo, las conservas, las salsas y los vermuts y cavas de Espinaler alegran cualquier comida desde el principio!

Ingredientes: 

1 kg de tomates bien maduros 
Dos bollos pequeños de pan duro 
Un diente de ajo 
Aceite 
Vinagre 
Sal 
Huevos cocidos
Ventresca de atún

Elaboración:

Picamos los tomates y lo introducimos en el bol junto con el diente de ajo.
Batimos todo durante un minuto y le migamos el pan para que se remoje en el tomate y sea mas fácil triturar después. Añadimos el aceite, la sal y el vinagre al gusto, y volvemos a batir, hasta que quede con la textura de una crema suave.
Llevamos el bol al frigorífico hasta la hora de comer para que enfríe bien.
Antes de servir, picamos en trocitos los huevos cocidos y lo colocamos junto con la ventresca en dos cuencos para que cada uno se lo sirva al gusto a la hora de comer.


La tarta de queso es todo un clásico y tiene multitud de variantes: la tradicional de queso crema y base de galletas, la de queso y chocolate, la riquísima cheesecake americana, tarta de queso con cuajada, ... Pero en casa la que más preparamos es la de queso crema, porque nos parece fresca, nada empalagosa, no necesita horno y la presentación es maravillosa. 
Además es muy versátil ya que podemos preparar la base utilizando unas galletas tipo "Chiquilín", que son muy dulces y sabrosas, o unas tipo "Digestive" para una tarta más ligera.
Y la cobertura de mermelada la podemos escoger del sabor que más nos apetezca: de fresa, frambuesa, arándanos, naranja, albaricoque, ... y con todas está buenísima.
Nosotras esta vez la hemos preparado con la deliciosa mermelada de fresa con pimienta rosa de La chinata, que tiene un delicado sabor especiado y es tan rica como el resto de mermeladas gourmet que nos ofrecen: mermelada de Manzana con canela, de Pera con especias, de Naranja con chocolate, de Albaricoque con lima.... irresistibles!
Ingredientes:

Una tarrina de queso crema de 250 gr
250 ml de nata para montar 
150 gr de azúcar (seis cucharadas soperas) 
Un sobre de gelatina de limón en polvo 
Un paquete de galletas maría
150 gr de mantequilla o margarina 
Mermelada de fresa a la pimienta rosa

Elaboración:

Fundimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos bien con las galletas que habremos triturado previamente. Debe quedar una masa con la que cubriremos el fondo de los vasitos aplastando bien con un el dorso de una cuchara. Dejamos enfriar.
Llevamos la nata al fuego y disolvemos en ella la gelatina y el azúcar, con cuidado que no hierva. Apartamos, y cuando pierda algo de calor incorporamos la tarrina de queso crema, batiendo bien con la varilla de mano.
Vertemos la masa sobre la base de galleta y llevamos a la nevera para que enfríe y cuaje la crema, lo que llevará no menos de 4 horas.
Sólo queda cubrir con la mermelada y decorar los vasitos con fresas frescas y hojas de menta.
El smoothie es una deliciosa bebida, refrescante y muy saludable, superapetecible tanto en el desayuno como en  la merienda. Prepararlo es muy fácil, solo debemos combinar nuestras frutas o verduras favoritas con leche, yogur o leche vegetal y un poco de hielo y triturarlo todo al momento en la batidora. Podemos añadir algún endulzante para dar sabor e incluso semillas, como las semillas de chía. Al llevar la frutas y verduras enteras y crudas esta deliciosa bebida contiene vitaminas y mucha fibra, esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Un truco para que preparar vuestro smoothie sea aún más sencillo: justo al llegar de la compra, trocead la fruta y la verdura que vayáis a combinar y guardad en el congelador. Cuando os apetezca disfrutar de vuestro batido, solo tendréis que batir los trozos congelados en la batidora de vaso. Una copa de vitaminas en un solo paso!
Con la leche de coco que encontramos en nuestra caja Degustabox, además preparamos nuestros más ricos batidos sin lactosa y con el excelente toque tropical de sabor del coco fresco. Y es que en nuestra caja de productos sorpresa Degustabox encontramos siempre lo que más nos apetece, lo más nuevo del mercado. Ya estamos deseando que nos llegue la próxima!

Ingredientes:
Un vaso de leche de coco The Elements
Dos plátanos 
250 gr de fresas
250 gr de piña
Hielo

Elaboración:
 Ponemos todos los ingredientes en una batidora de vaso y trituramos unos minutos. Consumimos el smoothie fresquito directamente.


Si tenemos en nuestras manos ingredientes de alta calidad, como los productos ibéricos, la mejor opción es preparar un plato de poca elaboración, así disfrutaremos de todas sus propiedades. Así lo hemos hecho al preparar estos "sencillos" aperitivos de pencas de acelga con jamón ibérico y queso curado que son toda una delicia para nuestro paladar.
Los loncheados ibéricos de calidad son una buena opción para preparar exquisitos aperitivos como este en un tiempo record, pero hay que seguir algunos consejos de consumición si queremos disfrutar de todo su sabor y aroma:  Debemos mantenerlos a temperatura ambiente y abrir el envase al menos 15 min antes de servirlos; así haremos también con el queso ibérico envasado al vacío. Conservaremos en la parte baja de nuestra nevera solo en temporadas de excesivo calor y siempre dejando que atemperen antes de servir.
Con los loncheados que nos ofrecen nuestros amigos de Montechico en su página web lo tenemos realmente fácil, ya que la variedad de productos y la cuidada selección de calidad nos asegura el triunfo en nuestra mesa. Los loncheados de jamón de Montechico se preparan sobre pedido y así nos llegan a casa en perfectas condiciones. Además también nos ofrecen jamones y paletas ibéricos, embutidos, quesos.... todo de primerísima calidad.

Ingredientes:
Cinco o seis pencas de acelga
125 gr de jamón ibérico de buena calidad
150 gr de queso curado
Huevos
Harina
Pan rallado
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración:
Limpiamos bien las pencas retirando bien los hilos que pudieran tener con ayuda de un cuchillo, haciendo una pequeña incisión y tirando. Cortamos las pencas en dos intentando que todos los trozos sean parejos. 
Cocemos en abundante agua con sal durante unos 30 minutos y escurrimos.
Preparamos en este momento el queso, contándolo en cuñas, y las lonchas de jamón abriendo el envase al vacío y colocándolas en un plato para luego servir sobre las pencas recién fritas. 
Antes de empanar las pencas para freír tendremos la precaución de secar cada trozo de penca cocida con una servilleta para retirar toda la humedad y que nos quede un rebozado crujiente y homogéneo.
Pasamos las pencas por harina y después por huevo batido y pan rallado, y las freímos en aceite de oliva virgen bien caliente. Escurrimos bien la fritura.
Colocamos la cuña de queso y las lonchas de jamón sobre cada penca y servimos enseguida, para que lleguen a la mesa bien calientes y crujientes.



¿Andabais buscando una receta de barritas energéticas a base de cereales, semillas y frutos secos? Pues ya la habéis encontrado. Estas barritas son tan sencillas de hacer que son ideales para prepararlas con los más pequeños de la casa y que después se las lleven al cole.
Son muy nutritivas por los ingredientes que llevan así que son perfectas para un tentempié después del deporte o para reponer fuerzas en un descanso cuando salimos a dar un paseo al campo.
Con las avellanas tostadas y la crema de cacahuete de Crazy Nuts, estas barritas tienen un sabor a fruto seco excepcional y además muchísimas propiedades beneficiosas para nuestra salud. En la tienda online de Crazy Nuts además podemos comprar deliciosos frutos secos y elaborados de forma rápida y sencilla, sin movernos de casa. Es muy fácil cuidarse con Crazy Nuts!

Ingredientes:
230 gr. de cereales inflados
50 gr de copos de avena
75 gr. de avellanas tostadas picadas
Seis galletas (tipo María)
Dos cucharadas de coco rallado
Dos cucharadas de arándanos
Dos cucharadas de pasas
Dos cucharaditas de semillas de sésamo
Dos cucharaditas de semillas de lino
Una cucharadita de pipas de girasol peladas
50 gr. de crema de cacahuete
50 gr de mantequilla
100 gr. de miel
50 gr. de azúcar moreno

Elaboración:
Precalentamos el horno a 170 ºC.
Mientras tanto, ponemos en un cazo grande la mantequilla cortada a dados junto con el azúcar moreno y la miel, a fuego suave sin dejar de remover. Esperamos unos minutos hasta que el azúcar se disuelva.
Añadimos los cereales inflados, los copos de avena, las avellanas picadas, las galletas troceadas, las semillas de lino, de sésamo y de girasol, el coco rallado, las pasas y los arándanos y removemos bien.
Cubrimos un molde de horno rectangular con papel vegetal y vertemos sobre él la masa de barritas presionando bien con el dorso de una cuchara para que quede de un grosor uniforme. 
Horneamos durante unos 15 min a 170 ºC.
Dejamos enfriar y cortamos en barritas colocándolas sobre papel de hornear cortado en rectángulos para que no se peguen unas a otras.
Una vez cortadas y completamente frías podemos conservarlas en un recipiente metálico.