Las ensaladas de patata y ensaladillas son la mejor opción para disfrutar de una comida sencilla, saludable y normalmente podemos adelantarlas y así dejarlas preparadas en la nevera para el almuerzo o la cena. Seguro que ya habéis echado un vistazo a las que tenemos en nuestro recetario: las marineras murcianas (riquísima ensaladilla de atún con anchoa cuya presentación es perfecta para servir de aperitivo), el triffle de ensaladilla (en divertidos vasitos individuales), la tradicional ensalada de patatatas con tomate y anchoas, ....
La ensalada de patatas de hoy la preparamos con salsa tártara que preparamos en casa con mayonesa, pepinillos cebolla y alcaparras. Para conseguir un sabor delicioso tenemos que preparar mayonesa casera o, mejor en esta época de calores, escoger una mayonesa elaborada de sabor suave como la mayonesa Realmente Deliciosa Ligera que encontramos en nuestra caja Degustabox. Como además es baja en calorías, nos ayuda a equilibrar esta riquísima ensalada.
Productos como éste encontramos este mes en nuestra caja de productos novedosos e innovadores Degustabox que nos llega como siempre repleta de los productos de alimentación que más nos gustan y nos hacen llegar las novedades de las mejores marcas. Deseando ya que llegue la próxima.

Ingredientes:

Cuatro patatas
Canónigos para ensalada
250 gr de mayonesa
Media cebolla dulce
50 gr de pepinillos
25 gr de alcaparras
Una cucharadita de zumo de limón
Pimienta negra y sal al gusto

Elaboración:

Cocemos las patatas con su piel y en agua ligeramente salada durante una media hora (depende del tamaño de las patatas. Nos cercioramos de que están tiernas pinchando con un palillo antes de sacarlas. Apartamos del fuego, las escurrimos del agua de cocción y esperamos a qué estén frías para pelarlas y cortarlas en cuadrados regulares.
Para preparar la salsa picamos muy menudos los pepinillos, la cebolla y las alcaparras y las incorporamos a la mayonesa. Aliñamos con limón, pimienta negra y sal.
Si utilizamos el accesorio picador de nuestra batidora de mano es aún más fácil: incorporamos todos los ingredientes, trituramos unos instantes a velocidad media y ya está lista la salsa.
Servimos colocando de base los canónigos bien lavados, sobre ellos las patatas cocidas y la salsa. Decoramos el plato con algunas alcaparras y servimos la salsa que nos quede en una salsera por si algún comensal quiere añadir más.
En nuestra dieta saludable integramos dos platos de pasta en el menú semanal, unas veces de primer plato y otras como base de ensaladas o guarneciendo alguna sopa. Así tenemos un amplio recetario con recetas fantásticas como Tagliatelle con salsa Alfredo y Brócoli, Tallarines de salmón al eneldoEspaguetti Pirata de Gino'sConchas a la marinera ... por citaros algunos de las que más nos gustan.
Para variar y un toque original a nuestra receta, incorporamos la cebolla negra entre los ingredientes de nuestra salsa de queso y setas, ¿no la conocéis aún? ¿Y el ajo negro, no lo habéis probado? Son productos que seguros os van gustar. Se elaboran madurando de forma natural en ciertas condiciones de temperatura y humedad obteniendo una textura blanda, color negro y sabor dulce y balsámico, con toques que recuerdan al regaliz. Ya hemos preparado algunas recetas con ajo negro como el Canapé de pulpo con alioli y ajo negro, pero la cebolla negra es la primera vez que la incorporamos a nuestros platos.
La receta de hoy además es apta para intolerantes al gluten porque la preparamos con pasta de quinoa y maíz que encontramos en nuestra caja de suscripción bimensual Qbox de  Qué Puedo Comer. Repleta de productos innovadores y libres de gluten para que todos los miembros de la familia puedan disfrutar de los más ricos alimentos y las mejores recetas preparados con ellos. Lo que más nos gusta, que nos descubre nuevos productos sin gluten que ahora buscamos en los comercios por su calidad y sabor. Todo mucho más fácil con nuestra caja QuéBox
Ingredientes:

400 gramos de macarrones de quinoa y maíz
150 gramos de setas
Media cebolla bien picada
Un diente de ajo
150 ml de nata
80 ml de vino blanco
75 gr de queso cremoso
50 gr de cebolla negra picada
Pimienta molida
Aceite de oliva suave y sal
Queso parmesano para rallar
Hojas de albahaca para decorar

Elaboración:

Rehogamos en aceite de oliva el diente de ajo con la cebolla, todo bien picado.
Laminamos las setas y las incorporamos a la sartén.
Dejamos cocinar hasta que suelten el agua y ésta evapore, durante unos diez minutos aproximadamente.
Añadimos el vino blanco y esperamos a que evapore el alcohol. Este es el momento de poner la nata y salpimentar con la sal y la pimienta recién molida al gusto.
Dejamos cocinar la salsa por espacio de diez minutos más para que se integren todos los sabores. Añadimos el queso y la cebolla negra picada. Removemos bien hasta que funda el queso y se integre en la salsa.
Cocemos en una olla los macarrones según las instrucciones del fabricante y nuestro gusto, escurrimos bien y mezclamos con la salsa.
Servimos y rallamos el queso parmesano sobre cada plato y decoramos con hojas de albahaca y más cebolla negra picada
El verano es para disfrutarlo con la mente libre, sin obligaciones, con la única idea de descansar.... Bueno, eso el que pueda, porque hay a quien el cerebro le bulle, empieza un proyecto justo cuando otro acaba casi sin transición, mentes inquietas que no descansan ni en verano ni en invierno.

Y cuando algo ronda por la mente lo primero que hay que hacer es delimitar el objetivo y dejarse inspirar.
Así andamos nosotras que queremos dar un cambio de aire a la cocina, no una reforma drástica, nada de ladrillos, ni muebles nuevos, sino más bien un lavado de cara que nos prepare para el curso gastronómico que gustosas comenzaremos en otoño. La idea es vestir las ventanas, cambiar la decoración de los muebles y darle un toque nuevo a la decoración con accesorios que también sean prácticos y útiles.
En programas de televisión, revistas de decoración, encontramos lo que nos gusta, pero .... dónde encontrarlo? cómo encajarlo todo dentro de nuestro presupuesto? Como sabéis contamos con poco tiempo para andar de tienda en tienda comparando precios y calidades, pero sí nos gusta ver todo lo que hay y escoger lo que más se adapta a nuestras necesidades y gustos.
La solución la hemos encontrado en la nueva web de decoración LIONSHOME.ES, con un catálogo infinito de productos de decoración y hogar en un entorno facilísimo de usar, sobre todo en el móvil (que algunas veces la inspiración y las ideas nos cogen fuera de casa....).
Un intuitivo menú con tres elementos fundamentales de la decoración: muebles, accesorios y jardín-exterior,  al que accedemos con un solo clic a todo lo que queremos para cualquier rincón de nuestro hogar. Primeras marcas, productos innovadores y prácticos. Si accedemos a accesorios de cocina se nos vuelve a abrir el menú y encontramos desde cubertería, cuchillos, termos, tazas, soportes para tartas, accesorios, recambios, ..... cada uno de los apartados con miles de resultados para que puedas escoger entre precios, marcas, colores, materiales, ... Y opción de escoger productos rebajados en precios, por si damos con alguna ganga!
De momento, unos preciosos tiradores para los muebles de la cocina, una mesa auxiliar de cocina con unos taburetes muy originales (que son divinos y nos han salido muy bien de precio) y unos bonitas persianas venecianas para las ventanas de las que nos hemos enamorado solo con verlas. Con estos elementos, pintura de un color fresco (que también podemos encontrar en la web) y unos detalles renovamos nuestra cocina sin gastar demasiado. Hemos mirado en la Revista LIONSHOME y hemos encontrado inspiración también para la terraza, el salón, y para unos regalos que tenemos que hacer. Hoy ya no nos llega pero nos dejamos apuntados un precioso espejo para la entrada, una original agenda para regalar y un.... aquí nos tenemos que parar, que no da el presupuesto para tanto (nos esperamos al mes que viene).

Rápidas, divertidas, sabrosísimas, ... así son las recetas que preparamos en nuestro nuevo robot de cocina Volupta de Moulinex. Lo tiene todo: cinco programas automáticos (cocción lenta, al vapor, sopas, postres y recalentar) y cinco accesorios (para cortar, batir, mezclar, amasar y triturar). Tan fácil de utilizar como de limpiar (todo al lavavajillas) y guardar (todos los accesorios dentro del bol de cocción).
Supercompleto, compacto y con una capacidad para cocinar platos hasta para cuatro personas, Volupta nos hace muy fácil nuestro trabajo en la cocina!
De entre las 100 recetas de su apetecible recetario hemos escogido este plato de pasta con verduras tan rico como saludable. Los ingredientes principales de esta receta son cebollas, calabacines y tomates de nuestro huerto, así como pajaritas de colores que dan un toque divertido a esta receta de pasta que aderezamos con queso parmesano y un toque de orégano y albahaca.

Ingredientes:
200 gr de pajaritas de pasta de colores
Un calabacín
Un tomate
Una cebolla
10 aceitunas negras sin hueso
Tres cucharadas soperas de salsa de tomate
Dos cucharadas soperas de aceite de oliva
Una pastilla de caldo de verduras
60 centilitros de agua
Pimienta negra molida y sal
Queso parmesano para rallar
Albahaca y orégano

Elaboración:
Pelamos la cebolla y la cortamos en trozos. Insertamos la cuchilla picadora en el recipiente. Añadimos la cebolla y activamos el programa Turbo durante 5 segundos. Lavamos el calabacín, el tomate y lo cortamos en dados pequeños.
Añadimos los dados de calabacín y tomate, las pajaritas, las aceitunas negras cortadas en rodajas, la salsa de tomate, el aceite de oliva y la pastilla de caldo de verduras. Salpimentamos e incorporamos el agua. Activamos el programa P4 (Cocción a fuego lento) para 30 minutos. Al finalizar el programa, dejamos reposar unos minutos con la tapa puesta y servimos las pajaritas espolvoreadas con queso parmesano, orégano y albahaca.
Si conocéis nuestra tierra las explicaciones sobran. Huelva enamora los sentidos desde la Playas a la Sierra, pasando por el Condado, el Andévalo y la Cuenca Minera. Variedad infinita de espectaculares paisajes naturales que aderezamos con una sabrosa gastronomía digna de merecer este año la distinción para la ciudad de Huelva de Capital Gastronómica. En Huelva tenemos claro como cocinar con la calidad inigualable de nuestros productos: gamba blanca como bandera del mejor marisco y pescado fresco de nuestras costas, jamón, embutidos y carnes ibéricas de la Sierra de Aracena, fresas, fresones y berries que se cultivan ya en toda la provincia (afamadísimo Fresón de Palos), vinos y vinagres del Condado, premiados aceites de oliva virgen extra de Beas, Trigueros, Gibraleón, Villarrasa, ...
Imposible equivocarse preparando un plato con nuestra alacena.
Hoy os traemos un plato que sirven en todos los bares y restaurantes de la provincia y que es fresco y sencillo de preparar. Lo servimos en nuestra preciosa vajilla de la prestigiosa firma de vajillas Luminarc. En su extenso catálogo nos proponen diseños originales, coloridos y sobre todo muy resistentes y versátiles, que se adaptan a nuestros gustos y al estilo de decoración que queremos dar a nuestra mesa. Con Luminarc tenemos una vajilla para cada ocasión y cada momento y gran variedad de complementos para que servir y poner la mesa sea un momento divertido y de disfrute.


Ingredientes:

Tres pimientos rojos grandes
Un par de cebolletas
250 gr de filetes de melva en conserva
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de vino
Sal

Elaboración:

Asamos los pimientos en el horno a 190º con calor arriba y abajo, dándoles vueltas para que la piel vaya tostándose por todos lados uniformemente.
Envolvemos los pimientos con un paño húmedo para que suden y poder quitarles así la piel más fácilmente cuando estén fríos.
Cortamos los pimientos en tiras cuando los tengamos pelados y los aliñamos con aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal.
Pelamos y cortamos la cebolla fresca en juliana y añadimos a los pimientos junto a los filetes de melva escurridos. 
Los platos de pasta y arroz con marisco y pescado saben a verano. Con un buen caldo, buenos ingredientes y un poquito de tiempo (quizá sea eso de lo que no disponemos en otras épocas del año) nos marcamos un plato sabroso con el que disfrutar en compañía de familia y amigos. Y es que estas recetas siempre se preparan para compartir una buena mesa, con un buen vino blanco, bien fresquito y con ganas de darle a la parla y a la risa.
El plato que os traemos hoy es especialmente rico. Se prepara con fideos previamente tostados, lo que  se acentúa el sabor y se mejora la textura, y con langostinos que nos traen nuestros colaboradores de Dagustín. Esta empresa dedicada a los productos del mar lleva muchos años ofreciéndonos la más alta calidad en productos frescos y congelados y se ha convertido en una de las empresas de referencia en el sector a nivel nacional e internacional. Mariscos, pescados y ahumados de las mejores lonjas directamente a nuestra mesa de la mano de Dagustín.

Ingredientes:

300 g de fideos medianos
500 gr de langostinos
300 gr de choco o sepia
750 ml de caldo de pescado
Dos dientes de ajo
Una guindilla seca
Aceite de oliva virgen extra

Para el aliloli:
Tres dientes de ajo
350 ml de aceite de oliva virgen extra
Dos cucharadas de zumo de limón
Sal gruesa

Elaboración:

Empezamos preparando el alioli. En un mortero ponemos los ajos pelados y troceados, la sal y el zumo de limón. Machamos todo hasta lograr una pasta.
Vamos añadiendo el aceite poco a poco ligándolo bien antes de seguir echando más, hasta conseguir la textura deseada. Reservamos en la nevera.

Preparamos ahora los fideos: en una sartén sofreímos los ajos picados e incorporamos los langostinos pelados y el choco cortado en cuadraditos pequeños. Salteamos y reservamos.
En la misma sartén calentamos una cucharada de aceite e incorporamos la guindilla y los fideos. Rehogamos sin dejar de mover para que tuesten pero no se quemen los fideos.
cuando estén tostados añadimos el caldo de pescado y dejamos cocer unos quince minutos, hasta que los fideos queden sueltos. Añadimos en este punto el choco y los langostinos que salteamos y teníamos reservados.

Servimos bien caliente acompañando los fideos con el alioli.
Si pensamos en un sabor propio del verano seguramente en mi pueblo todos coincidamos: el tomate de huerto. En Nerva el tomate de huerto es una joya que disfrutamos sobre todo en crudo, aliñado con sal, bien fresquito este tomate grande y rosa, dulce y sabroso. Si la cosecha es buena, muchos embotan para disponer de él todo el año (variedades más rojas y pequeñas). Los huertos del entorno se afanan en cultivar este tomate de temporada, inigualable en textura y sabor, distinto de cualquier otro tomate del mercado. La siembra se prepara en mayo o junio y se riega normalmente con los pozos de la localidad por medio de surcos realizado alrededor de la mata. Abonadas con estiércol ecológico estas plantas necesitan mucho mimo y mucha luz, pero merece la pena y con suerte se disfruta de sus deliciosos frutos durante todo el verano.
Por la calidad del tomate, cualquier receta preparada con él debe ser sencilla y no demasiado elaborada que no enmascare su sabor auténtico, sobre todo cuando lo tomamos en crudo. Y además debemos contar con ingredientes y herramientas de cocina de primerísima calidad, como los cuchillos Quid con los que hemos preparado este Carpaccio. Y es que las lonchas deben estar cortadas muy finas y eso solo se consigue con un cuchillo como el cuchillo de cocina de acero inoxidable Kitchen Chef de Quid con hoja de 18 cm y mango de baquelita para éste y otros usos por su versatilidad y potente y duradero afilado. Para elaboraciones especiales y más especificas tenemos amplia gama de cuchillos: carnicero, fileteador, pan, jamonero, chuletero, pelador, .... Con los utensilios de cocina de Quid podemos trabajar en la cocina como un auténtico chef.
Ingredientes:

Dos tomates de huerto 
Queso Grana Padano
Semillas de calabaza
Orégano
Aceite de oliva virgen etra
Vinagre de Módena
Sal marina

Elaboración:

Cortamos los tomates a cuchillo en lonchas muy finas.
Adereamos con aceite de oliva virgen, vinagre y sal.
Espolvoreamos con el queso rallado, el orénano y las semillas de calabaza. 
Servimos inmediatamente.
¿Qué mejor que unos cupcakes como estos para acompañar el café de la merienda? Con delicado sabor a café con leche y chocolate, estos cupcakes coronados de nata montada tiene un capricho adicional: un tierno bombón de moka para que el ritual del café de media tarde sea completo. ¿Os animáis a prepararlos?
En nuestra caja DisfrutaBox recibimos cuidada selección de productos tamaño real o viaje cada mes en casa: Productos de belleza y cuidado personal, hogar y alimentación. Productos nuevos en el mercado y de marcas reconocidas por su calidad, como el café Macchiato Illy con el que hemos elaborado esta receta.
Con un precio muy atractivo y sin compromiso de permanencia, la caja DisfrutaBox nos lleva los productos que más nos gustan a nuestra casa o el lugar de nuestra elección. Desando ya que llegue la próxima!



Ingredientes:

250 g de harina floja de repostería
100 ml de café con leche
50 gr de cacao en polvo
Dos huevos
225 gr de azúcar
125 gr de mantequilla
Dos cucharaditas de levadura en polvo
Una pizca de sal

Para el topping de nata montada:

250 ml nata para montar (35% m.g.)
100 gr Azúcar glass
Dos cucharadas Leche
Dos hojas Gelatina
Una cucharadita azúcar vainillado

Bombones de moka para decorar

Elaboración:

Precalentamos nuestro horno a 180ºC
Batimos la mantequilla con el azúcar en un bol. Cuando la mezcla esté cremosa añadimos el café con leche y los huevos batidos.
Tamizamos la harina con la levadura en polvo y el cacao e incorporamos a la mezcla anterior batiendo de forma suave. Añadimos la pizca de sal.
Colocamos cápsulas de papel rizado sobre una bandeja para magdalenas o en moldes individuales de aluminio y vertemos la mezcla en cada uno de ellos teniendo cuidado de no llenar más que la mitad del molde (en la cocción las magdalenas van a subir).
Horneamos losen la bandeja en una posición central del horno durante unos 15 minutos.
Después de la cocción, dejamos enfriar nuestros cupcakes sobre una rejilla.

Para la decoración:
Hidratamos las hojas de gelatina en un bol de agua fría.
Batimos la nata muy fría y cuando esté casi montada incorporamos el azúcar glass y el azúcar vainillado. Batimos unos segundos más.
Calentamos las dos cucharadas de leche y derretimos en ellas las hoja de gelatina bien escurridas con cuidado de que no queden grumos. Incorporamos la gelatina a la nata y terminamos de montar.
Llenamos una manga pastelera con la nata montada con una boquilla y reservamos en el frigorífico.
Decoramos los cupcakes con la nata montada, cacao en polvo y un bombón.
 ¿Invitados sorpresa? ¿Os coge con la despensa tiritando? Aquí tenemos la solución: unas tartaletas montadas en pan de molde con relleno estilo pizza (tomate, queso, salami, ...) que se preparan en un momento y que recién salida del horno están estupendas!
Nosotras preparamos nuestras tartaletas con el delicioso pan de molde ecológico Piumino que encontramos en la caja Degustabox de este mes que nos llega repleta de productos que nos gustan.
Snacks, cervezas, salsa para pasta, batidos, refrescos, pechuga de pavo, caramelos, sal en escamas , crema de vinagre balsámico, aliños para pasta y para ensalada..... Una caja deliciosa que disfrutamos de principio a fin, de todos los productos innovadores y nuevos del mercado. Con Degustabox probar es disfrutar!


Ingredientes:

Doce rebanadas de pan de molde
Doce lonchas pequeñas de salami
Una cucharadita de salsa de tomate por cada tartaleta
100 gr de queso para gratinar
Mantequilla
Albahaca y orégano

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º
Aplanamos las rebañadas con un rodillo. Recortamos círculos de unos 7 cm de diámetro con ayuda de un cortapastas o con el borde de un vaso y un cuchillo afilado. En cualquier caso, que sea el círculo de mayor tamaño que el molde que vamos a usar.
Pintamos los moldes con mantequilla fundida (nosotras también recortamos pequeños círculos de papel y cubrimos con ellos el fondo de los moldes y así salen las tartaletas más fácilmente después de hornear.
Colocamos los círculos de pan sobre el molde, bien centrados y adaptamos el pan a la forma del molde (nosotras nos ayudamos con el fondo de un vaso de caña y nos quedan perfectos).
Rellenamos cada tartaleta como si de una pizza se tratara: salsa de tomate, queso, salami, más queso para gratinar, albahaca y orégano.
Horneamos unos cinco minutos o hasta que veamos que el queso gratina y los bordes de las tartaletas doran. Servimos enseguida.