Cuando tenemos invitados en casa y vienen acompañados de niños preparamos platos sencillos que sabemos que los comen bien los más pequeños. El pollo asado es una receta que sabemos que nunca falla y menos aún si lo preparamos para que quede bien jugoso. De eso se encargan los gajos de naranja con piel que añadimos y que ayuda a que al final del asado quede una salsa maravillosa así como le da al pollo un toque delicioso. No dejéis de probar esta receta, ya nos contaréis.
Las naranjas de temporada con las que elaboramos recetas como este delicioso pollo a la naranja llegan a casa gracias a Naranjas Mirador, directamente del árbol a nuestra mesa. Es sencillísimo comprar en su tienda online y el producto nos llega a casa fresquísimo, y sin gasto de envío. Compromiso y calidad, Naranjas Mirador nos ofrece fruta escogida, siempre de temporada. Si pasáis por su web no os iréis sin comprar, seguro que no!

naranjas mirador
Ingredientes:

Un pollo entero cortado a trozos y con la piel
Dos naranjas
Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Dos cucharadas de manteca de cerdo
100 ml de coñac
100 no de caldo de pollo casero
Pimienta negra
Sal

Elaboración:

Preparamos el pollo en una fuente unas horas antes de llevarlo al horno: salpimentamos los trozos y los colocamos en la fuente embadurnada de aceite. Untamos la piel con la manteca de cerdo derretida con ayuda de un pincel de cocina. Cortamos en gajos las naranjas sin pelar y limpias y las colocamos en la fuente entre los trozos de pollo. Regamos con el coñac y dejamos reposar en el frigorífico.
Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados y horneados el pollo durante hora y media aproximadamente dándole vueltas para que la piel se dore por igual y añadiendo el caldo a media cocción. Los últimos minutos damos un dorado extra con la función grill de nuestro horno. Servimos enseguida


En nuestra planificación de menú semanal nunca falta un día de pasta, normalmente los martes, que los pequeños disfrutan muchísimo, y los mayores también. Pero no hay que ser perezosos y preparar siempre la misma salsa boloñesa. La pasta está deliciosa en mil y una recetas.... con verduras, pescados, carnes, marisco, y hoy con almejas.
En esta receta las almejas son los protagonistas porque los abrimos en una salsa muy ligera que que conserva todo el sabor. Y es que los almejas no son de diario, y si hoy podemos comerlos.... hay que darles su sitio. El resultado, un plato de pasta delicioso!

Ingredientes:

500 g de almejas
300 g de pasta en forma de espiral
Cuatro dientes de ajo
Dos tomates de pera
Medio vaso de vino blanco
Media cucharadita de Pimentón dulce de la Vera
Perejil fresco picado
Aceite de oliva virgen 

Elaboración:

Ponemos los berberechos en agua fría para eliminar la arena que pudieran tener
En una sartén salteamos añadimos los ajos picados en un fondo de aceite de oliva. Cuando empiecen a dorar añadimos los tomates rallados y sofreímos unos minutos. Añadimos el pimentón y seguidamente vertemos el vino. Removemos hasta que empiece a espesar la salsa y evapore el alcohol. Reservamos.
En una olla cocemos la pasta hasta que nos quede al dente. Escurrimos y reservamos refrescados con agua fría.
Volvemos a poner la salsa al fuego y una vez está bien caliente añadimos los berberechos y esperamos a que todos ellos estén abiertos. Incorporamos la pasta a la salsa y removemos suavemente para que se unan los sabores. Espolvoreamos con perejil picado y servimos.
El frío que tardaba en llegar ya está aquí y con él las ganas de preparar platos de cuchara, como el arroz caldoso con pollo que compartimos hoy con vosotros. Este plato de arroz es el que hemos preparado siempre en casa, auténtica receta de cocina tradicional. Sin duda un plato reconfortante y de sabor casero, pero también un plato completo y saludable, y por supuesto, económico por sus ingredientes sencillos
El caldo de verduras ecológico Costa que encontramos en nuestra caja Disfrutabox es tan bueno que podríamos tomarlo solo a modo de consomé, pero también resulta perfecto para preparar recetas caseras como la que os traemos hoy. Este caldo es uno de los productos de consumo sostenible de nuestra caja de productos sorpresa Disfrutabox, que este mes nos da a probar productos de altísima calidad y comprometidos con el medio ambiente. Abrir la caja Disfrutabox nos entusiasma y más aún con tan acertada selección de producto, deseando ya que llegue la próxima!

Ingredientes:

500 gr de pollo cortado en trozos y sin piel
200 gr de arroz
100 gr de guisantes
Cuatro champiñones
Un litro de caldo de verduras
100 ml de vino blanco
Dos dientes de ajo
Media cebolla blanca
Un tomate
Una zanahoria
Un pimiento verde
Un pimiento rojo
Una hoja de laurel
Perejil
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración:

Picamos y sofreímos el ajo, la cebolla, los pimientos verde y rojo y el tomate rallado, por ese orden en cuatro cucharadas de aceite. Retiramos el sofrito escurrido del aceite, lo pasamos por la batidora y reservamos.
En el aceite que nos queda doramos el pollo junto a la zanahoria troceada. Salpimentamos, regamos con el vino y esperamos a que se evapore el alcohol. Añadimos los guisantes, los champiñones troceados el sofrito, una hoja de laurel, una rama de perejil y el caldo de verduras. Cocinamos unos minutos e incorporamos el arroz. Rectificamos de sal, bajamos el fuego y en 20 minutos tendremos cocido el arroz. Servimos bien caliente.
En otoño las naranjas están de temporada. Jugosas, frescas y llenas de vitaminas, las naranjas y mandarinas reducen el colesterol, fortalecen el sistema inmunológico, previenen los cálculos renales,  tienen propiedades anticancerígenas, .... y están riquísimas!
Y como ingrediente de las mejores recetas, las naranjas son superversátiles: Pastel de NaranjaEnsalada de Naranja y GulasMantecados de Naranja y CanelaBundt Cake de Naranja y Chocolate BlancoPan de Aceite de Oliva Virgen, Naranja y Miel de RomeroBizcochitos de Chocolate y NaranjaNaranjas con Miel y Nueces, ... recetas que puedes encontrar en nuestro blog y que son un éxito en nuestra cocina.
Naranjas, mandarinas, caquis, granadas, ... la mejor fruta de temporada nos la trae a casa Naranjas Mirador, directamente del árbol a nuestra mesa. Es sencillísimo comprar en su tienda online y el producto nos llega a casa fresquísimo, y sin gasto de envío. Compromiso y calidad, Naranjas Mirador nos ofrece fruta escogida, siempre de temporada. Si pasáis por su web no os iréis sin comprar, seguro que no!

naranjas mirador

Ingredientes:
Cuatro yogures naturales
El zumo y la ralladura de una naranja
Una lata pequeña de leche condensada (370 gramos)

Elaboración:

Mezclamos en un bol de paredes altas todos los ingredientes y batimos bien con la batidora. Repartimos en copas o vasitos.
Dejamos enfriar en la nevera para que cuaje y servimos este postre muy frío acompañado de gajos de naranjas pelados a lo vivo.
En casa la coliflor la preparamos de mil maneras; desde las más tradicionales recetas de coliflor aliñada (aceite, vinagre y sal), rehogadas con chorizo, rebozadas, con bechamel hasta recetas más originales que ya hemos compartido con vosotros y que son todo un éxito: ensaladilla de coliflor, falso cous cous de coliflor con pollo y verduras, ... y la exquisita pizza de coliflor que gusta a pequeños y mayores. Se prepara en un santiamén pues la masa de pizza de coliflor no tiene tiempo de fermentación y nos deja un sabor tan suave a coliflor que es perfecta para introducir esta verdura a los niños. Sin duda la pinta es estupenda, los pequeños estarán encantados de probarla.
Como en todos las recetas, la calidad de sus ingredientes es cuestión principal por esto nosotras para preparar pizza escogemos salsa de tomate de buena calidad como la que encontramos en esta ocasión en nuestra caja Degustabox. Sobra deciros que Degustabox viene llena de los productos que más nos gustan, este mes con un contenido sorpresa que nos ha encantado y sobre todo que hemos aprovechado en muchas recetas. Se nota que el equipo de Degustabox sabe los que nos gusta y prepara con mimo la caja que nos llega; deseando ya que llegue la próxima!

Degustabox

Ingredientes:

Para la masa:
500 gr de coliflor
Un huevo
75 gr de mozzarella rallada
Orégano y albahaca
Una pizca de sal

Para el relleno:
200 gr de mozzarella rallada
100 ml de tomate frito casero
80 gr de bacón en tiras
100 gr de champiñones laminados

Elaboración:

Con el accesorio picador de nuestro robot de cocina picamos la coliflor hasta que tenga una consistencia muy menuda, parecida al cous cous.
En este punto cocinamos la  coliflor en el microondas durante 8 minutos. Dejamos enfriar.
Precalentados el horno a 180 grados.
Incorporamos a la coliflor el queso y el huevo batido, una pizca de albahaca, orégano y sal y mezclamos bien.
Repartimos la masa en dos para hacer dos bases de pizza. Extendemos cada porción de masa sobre un papel de horno con ayuda del dorso de una cuchara hasta que nos quede un grosor de medio centímetro aproximadamente.
Disponemos sobre la base el tomate frito, la mozzarella, los champiñones y el bacón.
Horneamos durante unos 15 minutos o hasta que la base empiece a dorarse.
El cous cous es un plato que preparamos en casa casi todas las semanas, porque es rápido de hacer y acompaña a multitud de preparaciones. Con nuestra receta queda muy sabroso, ya que añadimos nuestra mezcla especial de especias, muy parecida a algunos Ras El Hanout que encontramos en los comercios, pero preparada por nosotros y lleva: pimentón, comino, pimienta negra, semillas de cilantro, y en menor proporción guindilla, nuez moscada, clavo, cardamomo y canela. Lo utilizamos en muchas ocasiones ya que va bien con verduras, arroces, pescados pero sobre todo con carnes y legumbres.
Con Maheso, un plato delicioso y nutritivo como este es divertido y fácil de preparar. Maheso escoge la mejor verdura, prepara un fino y crujiente rebozado y el resultado es una tempura perfecta para acompañar nuestros platos. Y lo mejor, que podemos incluso cocinarla en el horno. Versatilidad, variedad, productos de calidad y confianza son valores por lo que consumir productos Maheso, siempre en la vanguardia en alimentación y ofreciéndonos una gran variedad de productos que nos hacen más fácil alimentarnos bien. Tan bueno, tan fácil!!
Ingredientes:


Para el Ras el Hanout:

Tres cucharadas de pimentón dulce
Dos cucharadas de cominos molidos
Una cucharada de semillas de cilantro molidas
Media cucharadita de guindilla molida o pimentón picante
Media cucharadita de nuez moscada
Media cucharadita de cardamomo
Media cucharadita de canela
Media cucharadita de clavo

Para el Cous Cous:
300 gr de cous cous (sémola de trigo)
300 ml de agua
Una cucharada de nuestro Ras el Hanout
Dos cucharadas de aceite de oliva virgen
Dos dientes de ajo
Sal

Para acompañar:
Pavo en tiras o daditos
Verduras en tempura

Elaboración:

Preparamos el Ras el Hanout mezclando todos los ingredientes en un bote de cristal. Si nos gusta comprar las especias en grano, las machacamos bien en un mortero de cocina antes de mezclarlas.


En una cazuela con tapa sofreímos los dientes de ajo. Retiramos del fuego y aún caliente el aceite añadimos la cucharada de especias para que suelten todo su aroma y sabor. Incoporamos el agua en la cazuela y volvemos al fuego.

Cuando el agua empiece a hervir echamos el cous cous, una pizca de sal, retiramos del fuego y ponemos la tapa. Esperamos unos cinco minutos a que el cous cous absorba el agua con la cazuela tapada y sin remover. Tras el reposo, removemos con un tenedor para que se suelte el grano y ya podemos servir.
En aceite bien caliente freímos las verduras en tempura al último momento para que las podamos servir bien calientes y crujientes. Acompañamos el plato con pavo cocido cortado en tiras.

Normalmente este estofado lo preparamos en casa con ternera, pero no hay que explicar que con cerdo ibérico está tan rico o más. Hemos utilizado cabeza de lomo ibérica, un corte muy jugoso del cerdo que queda especialmente bueno en guisado y en salsa. Con unas patatas, zanahorias y guisantes, y con el toque especial de la cerveza preparamos un plato único de auténtico lujo.
Y es que el cerdo ibérico nos da para mucho y en nuestra zona tenemos la suerte de disponer del de mejor calidad. Con la mejor de las carnes preparamos muchísimos platos, cada una con el corte más indicado: Canelón de Secreto ibéricoSorpresa ibérica al horno, Asado de lomo ibérico con almendrasPresa Ibérica al Horno al Pedro XiménezTaco de Serranito IbéricoLomo de Cerdo Ibérico al Whisky, ... Recetas exquisitas que son las estrellas de nuestro recetario de carnes y aves.
La cerveza Raddler con la que elaboaramos este plato sustituyendo a la clásica copa de vino le viene fenomenal a nuestra receta. La encontramos en la nueva caja Testabox a la que nos hemos suscrito, que viene llena de productos nuevos en el mercado y de primera calidad.  Con ella podemos descubrir hasta 18 productos cada mes de alimentación, belleza, ... para disfrutar en familia con un descuento importante sobre el precio de cada producto en comercios, sin ningún compromiso y envío gratuito. Todo son ventajas con la nueva Testabox. A nosotras nos ha enamorado!

Ingredientes:

500 gr de magro de cerdo ibérico
200 gr de guisantes
200 gr de zanahorias
Cuatro patatas
Una cebolla
Dos dientes de ajo
100 ml de cerveza
Una cucharada de harina
Un par de hojas de laurel
Aceite de oliva virgen
Pimienta negra
Sal

Elaboración:

Sofreímos la carne en trozos ligeramente enharinada en un fondo de aceite de oliva virgen. Cuando esté dorada la retiramos.
En ese aceite sofreímos también el ajo y la cebollas picados finamente. Cuando la cebolla esté transparente añadimos la carne, la hora de laurel y la cerveza. Dejamos que evapore el alcohol y salpimentamos al gusto.
Si preparamos el estofado en olla a presión dejaremos que se cocine la carne durante 25 minutos aproximadamente.
Abrimos la olla y añadimos la menestra de verduras bien escurrida. Cocinamos unos minutos más y servimos bien caliente.
Últimamente está muy de moda preparar pan en casa y son muchas las razones para que esto sea así, pero la principal es que el pan que compramos hoy en algunas panaderías ha bajado mucho en calidad. En muchas ocasiones nos traemos a casa pan precocinado, con muchos aditivos y poco sabor y peor conservación (tanto que a veces no llega tierno ni a la noche).
Si lo pensamos de forma positiva, es que preparar pan en casa tiene muchas ventajas: lo preparáis a vuestro gusto (harina blanca, integral, de trigo, de espelta, de centeno, con semillas, con pipas, ...), le dáis la forma que mejor se adapte a vuestras necesidades (en hogaza para tostadas, baguettes para el almuerzo, bollitos para bocadillos) y lo mejor, os dáis el gustazo de amasar y después hornear perfumando vuestra casa del deliciosísimo aroma del pan casero.
Como horneamos en casa un día sí y otro no (poco pan compramos) damos mucho uso a nuestra masa madre, que la tenemos hiperactiva y dando unos resultados extraordinarios como podéis ver. La usamos cuando tenemos tiempo para panes únicamente con su poder de fermentación, y cuando tenemos más prisa la añadimos bien activa a la masa con un poco de levadura seca como hemos hecho hoy.
Para la fermentación utilizamos un banetón de fibra que tiene el tamaño perfecto para albergar la masa con las cantidades de esta receta y que nos deja una hogaza muy bonita, a la que ni siquiera hemos dado cortes. Al abrirlo, la miga prieta, alveolada y con un perfume ... no dejéis de hacerlo!

Ingredientes:
200 gr de masa madre de trigo blanco 
300 gr de agua
500 gr de harina blanca de trigo
Media cucharadita de levadura seca
Dos cucharadas soperas  de miel
Una cucharadita de sal
    Elaboración:

    Mezclamos la masa madre (bien activa), el agua, la levadura seca y la harina. Dejamos reposar una media hora.
    Añadimos la sal y la miel y comenzamos el amasado (a mano, con amasadora, en panificadora, ... según recursos, tiempo y ganas de los que dispongamos) hasta que consigamos una masa lisa.
    Una vez en este punto, damos a nuestra masa forma de bola y dejamos reposar de nuevo en un banetón o en un bol grande que habremos cubierto con un paño de lino bien enharinado. Tapamos la masa y evitamos ponerla cerca de corrientes de aire. Esperamos hasta que esté bien levada (dos o tres horas).
    Volcamos la masa sobre la mesa enharinada y desgasificamos con un pequeño amasado. Damos forma de bola a nuestra masa y presionando bien por los laterales para crear tensión en la superficie. Llevamos nuestra bola a un banetón o molde enharinado y esperamos a que vuelva a fermentar doblando su volumen.
    Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 250º C y volcamos con mucha suavidad la masa sobre la bandeja de horno.
    Después de los primeros 10 min bajamos la temperatura del horno a 190º C, y seguimos horneando unos 50 min más aproximadamente (si hemos optado por dividir la masa en piezas pequeñas deberemos reducir el tiempo de horneado). Sabremos que el pan está perfectamente cocido si al golpearlo suena como un tambor.
    Es importantísimo dejar enfriar el pan completamente sobre una rejilla antes de abrirlo.
    Deliciosas las infusiones después del almuerzo o la cena, bien calentitas, reconfortando cuerpo y alma. Pero como aún no llega el frío, al ritual de tomar una infusión después de la comida le damos una vuelta y transformamos la tasa caliente en un vasito de postre bien fresquito.
    En esta ocasión con un toque oriental preparando una panna cotta de té blanco con mermelada de melocotón y aroma de vainilla, suave y delicada perfecta para tomar de postre. 
    Así aprovechamos todos los beneficios de esta deliciosa infusión, con el aroma de un té suave y muy saludable: el té blanco. Entre las propiedades beneficiosas del té blanco destacan: su efecto antioxidante que ayuda a reducir el riesgo de cáncer, reduce la absorción de grasas, fortalece el sistema venoso, neutraliza los radicales libre y su contenido en teína es inferior al del té verde.
    Lo encontramos en nuestra caja sorpresa Disfrutabox que nos llega puntual a casa repleta con los productos que más nos gustan de alimentación, salud y cosmética. Tan fácil como esperar cada mes a recibir tu paquete con una suscripción mensual sin compromiso de permanencia. Ya estamos deseando que llegue nuestra nueva Disfrutabox

    Ingredientes:

    250 ml. de leche entera
    250 ml. de nata
    Dos sobres de té blanco
    100 gr. de azúcar
    Cuatro hojas de gelatina

    Elaboración:

    Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría.

    Calentamos la leche hasta que hierva y la dejamos infusionar con los dos sobres de té blanco fuera del fuego durante al menos 10 minutos. Tras la infusión devolvemos al fuego, añadimos la nata y el azúcar hasta que esta se disuelva.

    Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatinas escurridas del agua y batimos bien con unas varillas para que no queden ningún grumo.
    Repartimos la mezcla en vasitos y dejamos que pierda calor antes de llevar a la nevera donde deberán cuajar un mínimo de 4 horas.