Seguro que una de las cosas que os va a sorprender de este plato es que no lleva entre sus ingredientes la tinta de calamar a pesar de su intenso color, y entonces ¿cómo conseguimos el color de este arroz? Pues utilizando una variedad de arroz, el arroz venere, de color negro en crudo que toma un tono púrpura muy oscuro, casi negro,  una vez cocido. Es una variedad integral que además de mantener todo el sabor consigue una textura inigualable. Es originario de China aunque actualmente también se cultiva en Italia, en el Valle del Po. Se le atribuyen propiedades afrodisíacas y se decía que era comido solo por el emperador chino por lo que era conocido como el "arroz prohibido del Emperador", aunque lo que sí sabemos con seguridad es que es muy nutritivo por su  alto contenido en minerales como el magnesio, fósforo y selenio, que son beneficiosos para nuestra salud.
Sin embargo, su preparación es muy sencilla y es otra de las cosas que os va a gustar de este arroz. Se hierve durante 18 minutos en abundante agua con sal y ya se puede preparar salteado simplemente con aceite de oliva o bien condimentado con alguna salsa casera.
Nosotras hemos decidido saltearlo con un rico sofrito en el que hemos cocinado langostinos que hemos flambeado con coñac y hemos acompañado de unas almejas.
El resultado: un plato delicioso, fácil de preparar y muy saludable que hemos disfrutado muchísimo en casa.
Y como siempre pensamos en la presentación y el emplatado, hemos utilizado los manteles y servilletas que nos sirve La Pajarita, empresa especializada en manteles, servilletas y complementos de papel, tela y tejido no tejido para engalanar nuestras mesas con un diseño elegante y original y personalizable al cien por cien. Para restauración, hoteles, eventos y catering, soporte publicitario y en todas aquellas ocasiones en las que la elegancia de nuestra mesa sea el objetivo principal. Nos encantan sus salvamenteles, sus servilletas ..., y no solo por lo bonitos que son, sino también por su extraordinaria calidad y garantía de sostenibilidad. Y es que alegran cualquier plato, no os parece?
logo la pajarita horizontal

Ingredientes:

500 gr de langostinos hermosos
400 gr de almejas
500 gr de arroz variedad venere
Dos cebolletas
Cinco dientes de ajo
Tres tomates maduros
Una copa de coñac
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración:

Ponemos a cocinar el arroz en agua hirviendo salada, estará listo en 18 minutos. Pasado este tiempo lo escurrimos.
Mientras tanto preparamos un sofrito en aceite de oliva virgen extra con las cebolletas y los dientes de ajo, que deberán estar bien picados. Una vez dorados, añadimos los tomates bien picados también. Dejamos que sofría el tomate unos minutos y rectificamos de sal.
Incorporamos los langostinos, subimos el fuego y cocinamos un par de minutos. Flambeamos con el coñac y añadimos las almejas. Tapamos con la tapadera de la cazuela para que con el vapor se abran las almejas y suelten su jugo.
Salteamos el arroz ya cocinado con esta salsa durante unos minutos para que se mezclen todos los sabores y ya podemos servir.
No os habéis sorprendido alguna vez soñando con tener vuestro propio restaurante, con una cocina grande, completísima, bien organizada con todos los utensilios necesarios para vuestras recetas más innovadoras, un equipo de cocina trabajando al unísono pendiente de vuestras indicaciones, con una despensa repleta de los ingredientes de la mejor calidad...
Lo primero sería el local, amplio y agradable, bien situado... y adaptado a nuestro presupuesto, claro... , esto va a ser lo más complicado mejor lo dejamos para el final.
Contratar al equipo de cocina sería lo siguiente: Busco trabajador para empleo de chef o ayudante de cocina, debe ser alegre, dispuesto y con capacidad de aprender... Este podría ser el anuncio, no os parece? Lo publicitaríamos en redes sociales y portales de empleo, seguro que así nos aparecen montones de candidatos, tendríamos que escoger.... Y también hemos de buscar camareros, de buen trato con experiencia o sin ella pero que aprenda pronto...
Y las recetas? Nuestras recetas de siempre, las que hemos ido preparando para el blog y algunas que hemos adaptado de nuestros libros de cocina de los grandes chefs a los que admiramos (nuestros clientes se merecen lo mejor). No deben ser excesivamente complicadas, al menos en la primera época del restaurante, debemos ser honestos y no crear falsas expectativas ... ya iremos avanzando.
Un entrante que seguro prepararíamos en nuestro restaurante es el Hummus de Calabaza Asada de Gordon Ramsay de su conocido libro Ultimate Cookery Course. Ya por el nombre este plato tendría atractivo, seguro que a todos les gustaría probar las recetas de este famoso chef británico. Llevar al restaurante uno de sus platos podría tener éxito, no creéis? La serviríamos de entrante con pan de pita para acompañar a las cervezas del aperitivo....

Ya nos imaginamos la alegre terraza, con los comensales esperando a entrar al restaurante... qué bonito sueño!
"Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños." La tempestad, W. Shakespeare
Ingredientes:

800 gr de calabaza pelada, despepitada y en cubos
Dos dientes de ajo triturados
Un trozo de jengibre fresco de 3 cm, pelado y cortado en trozos.
Aceite de oliva virgen extra
Una cucharada de tahini
400 gr de garbanzos cocidos
Zumo de ½ limón
Sal marina y pimienta negra recién molida.

Para la mezcla de especias ras el hanout.
Una rama de canela
Una cucharadita de clavos
Una cucharada de semillas de cilantro
Media cucharada de jengibre
Media cucharada de semillas de hinojo
Una cucharada de semillas de mostaza
Una cucharada de semillas de comino
Una cucharadita de pimentón dulce

Elaboración:

Preparamos en primer lugar la mezcla de especias. Partimos la rama de canela en trozos y la añadimos a una sartén con el resto de especias (salvo el pimentón) a fuego medio un minuto para que potencien su sabor, agitando bien la sartén mientras se tuestan para evitar que se quemen.

Una vez tostadas, las retiramos del fuego y añadimos el pimentón. Las podemos moler en un molinillo de especias o en un mortero. Reservamos en un bote hermético.

Para el hummus, precalentamos el horno a 180ºC.
Mezclamos la calabaza en cubos, los dientes de ajo con dos cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de la mezcla de especias. Sazonamos con sal y pimienta y repartimos en una capa sobre una bandeja para asar. Horneamos unos 30 minutos hasta que la calabaza esté tierna y dorada.
Vertemos el contenido de la bandeja a una trituradora. Añadimos el tahini, los garbanzos y un chorrito de jugo de limón junto con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Trituramos hasta que obtengamos un puré de textura suave. Rectificamos de sal y limón y servimos con semillas de sésamo tostadas y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
Es ver una tableta de turrón de Jijona en la tienda y no podernos resistir, es el dulce navideño que más nos gusta y el favorito para preparar las tartas y pasteles de esta época del año, así que seguro se aposa en nuestra cesta. En nuestro recetario tenemos Cupcakes de turrón de Jijona y nata, Pastelitos de turrón de Jijona y almendras garrapiñadas, Copas de turrón y Baileys, y nuestra siempre celebrada Tarta Mousse de Turrón
El turrón de Jijona, también llamado turrón blando para distinguirlo del turrón de Alicante, es un dulce artesano que se elabora con almendras molidas, miel, azúcar y clara de huevo y opcionalmente una pizca de canela. Si os somos sinceras, aún no nos hemos atrevido a prepararlo en casa pero... todo llegará.
Con este riquísimo ingrediente y algunos extras hemos elaborado esta tarta que tiene turrón de principio a fin: bizcocho de turrón y mousse de turrón para el relleno. Para su decoración hemos empleado unos macarons de turrón de Dulcesol y los cubitos de almendra de El Almendro, todos de nuestra inspiradora caja Degustabox de Noviembre. Este mes Degustabox nos trae todo lo necesario para que empecemos a preparar nuestras mejores recetas navideñas con productos innovadores, de primeras marcas y que nos llegan a casa para que disfrutemos cómodamente de los productos más novedosos del mercado.
Degusta Box
Ingredientes:

Para el bizcocho de turrón:

Dos huevos
40 gr de azúcar blanco
40 gr de azúcar moreno
100 ml de yogur
110 gr de harina
85 gr de turrón de Jijona
5 gr de levadura química tipo Royal

Para la Mousse de Turrón:

225 gr de Turrón de Jijona
2 huevos
100 gr. de azúcar
300 ml de nata para montar
75 gr. de leche
5 hojas de gelatina
Un chorrito de coñac

Elaboración:

Preparamos el bizcocho:
Precalentamos el horno a 180º.
Separamos las yemas de las claras
Batimos con las varillas las claras y cuando estén a punto de nieve las reservamos. Batimos las yemas con el azúcar. Incorporamos el yogur y seguimos batiendo. Añadimos la harina tamizada con la levadura, batimos bien.
Desmenuzamos el turrón y lo incorporamos a la masa. Por último añadimos con sumo cuidado las claras a punto de nieve con ayuda de una lengua.
Vertemos la mezcla en un molde encamisado de diámetro entre pequeño y mediano y horneamos unos 30 minutos, con aire preferiblemente. Una vez horneado dejamos enfriar sobre una rejilla

Preparamos la Mousse de Turrón:
Montamos la nata y reservamos en frío.
Montamos las dos claras de los huevos con una pizca de sal y reservamos en frío.
Desmenuzamos el turrón toscamente e hidratamos las hojas de gelatina en agua fría unos diez minutos.
Calentamos la leche en la que hemos batido las yemas de los huevos, el azúcar y el chorrito de coñac. Incorporamos 150 gr de turrón desmenuzado sin dejar de remover la mezcla (reservamos los 75 gr restantes). Antes de que hierva añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Retiramos del fuego y dejamos que pierda un poco de calor pero sin dejar que enfríe totalmente.
Ponemos en un bol grande la crema de turrón templada y le incorporamos la nata y las claras montadas de forma suave y con movimientos ascendentes, de forma que no baje el volumen. En este momento podemos añadir el resto de turrón desmenuzado que teníamos reservado, que no se deshará y quedará en deliciosos trocitos dentro de la mousse.

Montamos la tarta:
Cortamos el bizcocho en dos longitudinalmente, devolvemos la base al molde y rellenamos con la mousse de turrón reservando un cuarto de la mousse para el exterior de la tarta. Llevamos a la nevera un par de horas para que adquiera consistencia. Pasado este tiempo colocamos la parte de arriba del bizcocho sobre el relleno, desmoldamos y decoramos la tarta con la mousse sobrante. 
Decoramos el pastel con macarons de turrón, cubitos de almendra, chocolates rellenos, ...
Cuando tenemos que lucirnos pero no tenemos demasiado tiempo, tenemos que invertir en una materia prima de gran calidad, que destaque por su sabor y textura sin necesidad de complicadas elaboraciones. Platos como estos gambones a la plancha con salsa de soja y miel nos garantizan el éxito y se preparan de forma rápida y sencilla.
El contraste de sabor de la soja y la miel marinan estos hermosos gambones y después sólo hay que pasarlos por la plancha y acompañarlos con un arroz integral para que nuestros comensales queden encantados.
Un plato moderno como éste se sirve en una vajilla original como la que hemos utilizado hoy y es perfecto para una reunión con amigos. Los elegantes platos que compramos en OhGar son ideales cuando queremos sorprender con un emplatado moderno y divertido. Y es que en OhGar encontramos todo el menaje para nuestra mesa y cocina y a unos precios realmente sorprendentes. En OhGar, outlet de menaje de hogar, vajilla y cocina, compramos de forma fácil y rápida todo lo que nos hace falta, no tiene más que ventajas!
Ingredientes:

500 gr de gambones
125 ml de salsa de soja
Dos cucharadas de miel
Una cucharada de aceite de sésamo
Un diente de ajo triturado
400 gr de arroz basmati 

Elaboración:

Maceramos los gambones en un bol con la salsa de soja mezclada con la miel, el aceite de sésamo y el diente de ajo triturado, al menos una hora.
Mientras tanto cocemos el arroz al dente.
Escurrimos los gambones de su líquido de maceración y cocinamos a la plancha unos minutos.
Servimos sobre el arroz basmati cocido.



Las poleás son tradicionales en la gastronomía andaluza, variedad de las conocidas gachas, que se comían especialmente en los "años del hambre" en los que se hacían con agua y sólo al final, se le añadía un chorreón de leche de cabra o vaca, si había, como nos han contado nuestros mayores.
Se endulzan con canela, azúcar o miel, anís en grano y corteza de naranja y limón, dando cuenta del legado que la cocina andalusí ha dejado en nuestra tierra.

Es un dulce casero típico de Todos los Santos y Semana Santa al igual que los roscos fritos, los pestiños, las torrijas, el arroz con leche..., pero como gustan tanto en casa las hacemos cuando apetecen, en otoño y en invierno sobe todo.
Si nunca las habéis comido, tenéis delito, porque realmente están riquísimas.

También las recetas tradicionales lucen preciosas en las vajillas que podemos comprar en la Tienda Outlet Online de menaje del hogar, vajilla y cocina de OhGar en la que siempre encontramos lo que buscamos a los mejores precios. Las últimas novedades para presumir de mesa bien puesta y conseguir que vuestras recetas tengan la mejor de las presentaciones, todo los encontraréis en OhGar
Tienda Outlet Online de Menaje del Hogar, Vajilla y Cocina

Ingredientes:

Cinco cucharadas de aceite de oliva virgen
Un litro y medio de leche entera
De seis a ocho cucharadas soperas colmadas de harina de repostería
Ocho cucharadas soperas de azúcar
Una cucharadita de anís en grano
Una rama de canela grande
Corteza de naranja y de limón
Pan del día anterior
Una pizca de sal

Elaboración:

En una cacerola amplia freímos los curruscos de pan en el aceite. Una vez tostados los sacamos y reservamos.
En el aceite sobrante ponemos la cucharada de anís en grano, las cáscaras de limón y naranja y dejamos sofreír muy ligeramente. Sacamos las cáscaras tostamos las ocho cucharadas de harina para que pierda el "sabor a crudo" de la harina por un espacio de tiempo de unos dos o tres minutos a fuego bajo.

Vamos añadiendo en este punto la leche poco a poco sin dejar de remover con ayuda de unas varillas de mano para que no salgan grumos. A veces los grumos no los podemos evitar, ya que esta crema no lleva demasiado aceite, y entonces antes de que empiece a espesar más pasamos la batidora eléctrica y así nos queda una crema fina, fina. Añadimos el palo de canela entero y las cáscaras que teníamos reservadas mientras que seguimos removiendo bien.
Con el fuego aún bajo vamos removiendo hasta que cueza bien la crema y espese a nuestro gusto.
Una vez al punto con la crema del espesor de una bechamel espesa, apartamos del fuego y servimos en una fuente.

Terminamos con los curruscos de pan que ya teníamos fritos y opcionalmente con un toque de canela molida y dejamos enfriar a temperatura ambiente o en el frigorífico.
Si acostumbramos a comprar merluza en los mercados de abasto de las localidades costeras sabemos que podemos comprarla ya preparada o bien comprarla por piezas enteras y prepararla en casa a nuestro gusto. Nosotras normalmente es esto último lo que hacemos y así guardamos las espinas y las cabezas para hacer un caldo de pescado que aprovechamos para nuestras recetas de arroz, fideuá, etc...
Para la receta de hoy vamos a utilizar los lomos de la merluza así que en primer lugar le quitaremos la cabeza. Después abrimos la merluza por la mitad a lo largo (en forma de libro). Así dispuesta, retiramos la espina central y las vísceras con lo que obtenemos los lomos de la merluza limpios. Guardamos las espinas y las cabezas envueltas en film transparentes en el congelador (si vamos a tardar en usarlas) o en el frigorífico si las vamos a usar en el día.
Como os hemos dicho, para que preparar el pescado en casa nos resulte sencillo y nos valga la pena el trabajo,  necesitamos herramientas adecuadas: una buena tabla para limpiar el pescado y un cuchillo apropiado, por supuesto de Cuchillos Arcos
Son piezas diseñadas cuidando con mimo cada detalle para conseguir eficacia, durabilidad con la tecnología más avanzada e innovadora. Así Cuchillos Arcos es la primera empresa de cuchillería española con proyección internacional y una de las más antiguas del mundo y eso se nota en la excelente calidad de sus productos.
Resultado de imagen de logo cuchillos arcos

Ingredientes:

Una merluza o pescadilla de un kg y medio aproximadamente
500 gr de guisantes
Unas almejas y unos langostinos para acompañar
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para la salsa bearnesa:
3 yemas de huevo
300 gr de mantequilla para obtener 200 gr de mantequilla clarificada
Un dl de vinagre de vino blanco
Una pizca de estragón
Sal y pimienta

Elaboración:

En primer lugar clarificamos la mantequilla derritiéndola a fuego lento en un cazo, o al baño maría, hasta que el suero de la mantequilla y la grasa se separen, esto ocurre cuando alcanza los 60ºC aproximadamente. La mantequilla clarificada es el líquido amarillo claro que se recoge de la parte superior con un cazo pequeño, mientras que en el fondo queda el suero que desechamos.
Hervimos en un cazo el vinagre de vino blanco con el estragón, la sal y la pimienta hasta que reduzca a un tercio de su volumen. Dejamos templar.
Batimos las yemas al baño maría con la reducción de vinagre. Vamos añadiendo a hilo la mantequilla clarificada hasta obtener una salsa espesa y consistente.

Aparte cocinamos los guisantes hasta que nos queden al dente y marcamos los lomos de merluza en la parrilla con unas gotas de aceite de oliva virgen extra.
Salteamos conjuntamente las almejas y los langostinos pelados.

Disponemos la salsa bearnesa aún caliente en le fondo del plato, colocamos sobre esta base el lomo de merluza cocinado en la parrilla, las almejas y los langostinos y acompañamos de los guisantes.
Deliciosos todas las recetas de la repostería tradicional que se prepara en sartén: roscos, buñuelos, torrijas, pestiños, .... A nosotras sin dudarlo los que más nos gustan son los roscos caseros, también llamadas rosquillas fritas, tiernos y esponjosos con su rebozado de azúcar. Ya en nuestro blog hemos compartido con vosotros la receta de Roscos de la Abuela Pepi (insuperables), y hoy queremos compartir también estos roscos con el delicioso aroma de la mandarina que también preparamos en casa.
La mandarina se añade a la masa en forma de ralladura y zumo y el sabor que le aporta es exquisito. También se puede hacer con naranja, respetando las mismas cantidades. Salen igualmente riquísimos.
Pero como siempre, las mejores recetas son las que se preparan con los ingredientes más frescos y para ello debemos de contar con un proveedor que nos traiga el producto más fresco, seleccionado y de alta calidad. Nosotras para los cítricos confiamos en Naranjas Mirador, que nos traen a casa, cómodamente, los cítricos, los caquis y las granadas directamente del campo, al mejor precio y sin gastos de envío. Es una delicia recibir en casa una caja de naranjas o mandarinas llenas de sabor, de manos de Naranjas Mirador, empresa valenciana, agricultores de toda la vida que se han comprometido con la calidad del producto que venden y la satisfacción de sus clientes. La mejor fruta directamente a casa.
Ingredientes:

600-700 gr de harina (la que admita)
Tres huevos grandes
180 gr de azúcar
180 ml de zumo de mandarina
180 ml de aceite de oliva suave
Una cáscara de mandarina
Ralladura de un limón y una mandarina
Tres sobres dobles de gasificante para repostería (gaseosillas)
Aceite de oliva virgen extra para freír los roscos
Azúcar para rebozar

Elaboración:

Calentamos el aceite con la cáscara de mandarina para que se perfume y pierda el sabor a crudo. Dejamos enfriar.
Batimos los tres huevos en un bol, añadimos el azúcar, el zumo y el aceite, y mezclamos bien.
Añadimos la ralladura de limón y una mandarina.
Mezclamos la harina con el gasificante y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior. La masa debe quedar suave y algo pegajosa. La dejamos reposar al menos dos horas en la nevera.
Como la masa queda blanda, debemos formar los roscos con las manos bien embadurnadas en aceite para que no se peguen a las manos.
Vamos friendo los roscos en aceite de oliva virgen extra bien caliente y los vamos sacando conforme se doren. Los dejamos reposar unos instantes sobre papel de cocina para que suelten el aceite sobrante y rebozamos en caliente por azúcar.
Dejamos enfriar sobre una bandeja.
 Aún es pronto pero sabemos que muchos de vosotros ya estáis pensando en los platos que vais a preparar en las fiestas navideñas. Los aperitivos son de todos los más esperados: divertidos, variados, para tomar de un bocado, y en los que volcamos nuestra creatividad y con los que somos más atrevidos.
Estas pequeñas trufas de queso rebozadas son un aperitivo sencillo pero original y muy rico, que podemos servir en una bandeja en cápsulas de papel para trufas y quedan geniales. La de hoy es solo una propuesta porque las variantes son infinitas ya que podéis adaptar el rebozado a vuestros gustos y poner semillas, otros frutos secos, arándanos deshidratados, hierbas secas....
 Las tiras curadas de ternera de Kubdu que encontramos en nuestra caja Degustabox aportan un toque diferente y supersabroso a estas bolitas. Como siempre Degustabox nos ofrece productos novedosos e innovadores con los que preparar nuestras recetas más originales. Y es que viene repleta como siempre de lo que más nos gusta porque Degustabox adapta la caja a nuestros gustos siempre de las mejores marcas. Deseando estamos ya de que llegue la próxima!
Degusta Box
Octubre 2018
Ingredientes:

200 gr de queso cremoso
100 gr de queso emmental rallado
75 gr de anacardos
50 gr de nueces peladas
75 gr de pasas de corinto
75 gr de tiras de ternera ahumada
Pimienta negra en grano
Perejil picadoSal

Elaboración:

En un bol mezclamos el queso cremoso con el queso emmental rallado. Salpimentamos.
Picamos en el accesorio picador de nuestra batidora el resto de ingredientes: los anacardos, las nueces, las pasas de corinto y las tiras de ternera.
Reservamos la mitad de la picada para rebozar y añadimos el resto al queso. Removemos bien y reservamos en la nevera para que adquiera textura.
A la hora de servir hacemos bolitas con ayuda de una cuchara y rebozamos en la picada que teníamos reservada.
Este minipastel de queso está inspirado en una de las tostadas que más nos gustan, de queso crema y membrillo. Desde que hacemos dulce de membrillo en casa son muchas las mañanas que las tomamos para desayunar acompañando nuestro café con leche, siempre sobre una rebanada de pan de brioche que también preparamos en casa en nuestra panificadora (la receta de Brioche en panificadora la tenemos en el recetario de Panes y Pizzas de nuestro blog.
El dulce de membrillo es una conserva de otoño que no puede faltar en nuestra cocina cuando los membrillos están de temporada. Su sabor fragante e intenso es ideal para acompañar quesos, frutos secos y para servir en tostadas. En este post el dulce de membrillo se queda con textura de crema pero con la misma receta alargando la cocción (hasta que la cuchara con la que removemos logre quedarse de pie ella sola por el espesor de la crema) conseguiremos un dulce de membrillo solidificado para partir con cuchillo como el que normalmente encontramos en los comercios (pero mil veces más rico).
 Nuestro delicado y supersencillo pastel lo hemos servido en una elegante fuente que compramos en la Tienda Outlet Online de menaje del hogar, vajilla y cocina de OhGar en la que siempre encontramos lo que buscamos a los mejores precios. Las últimas novedades para que tu mesa luzca preciosa y tus platos tengan la mejor de las presentaciones en OhGar
Tienda Outlet Online de Menaje del Hogar, Vajilla y Cocina
Ingredientes:

Una rebanada de brioche
100 gramos de queso crema
Una cucharada de leche condensada
Dos cucharadas de crema de dulce de membrillo

Para el dulce de membrillo:
Un kg de membrillos
800 gr de azúcar

Elaboración:

En primer lugar preparamos la crema de dulce de membrillo empezando por cocer los membrillos en la olla a presión sin pelar unos diez minutos.
Pasado este tiempo los dejamos enfriar lo justo para que nos permita pelarlos y retirarles el corazón. En una olla grande mezclamos el azúcar con los membrillos y llevamos al fuego. Esperamos a que el azúcar se disuelva por completo a fuego medio y pasamos la batidora para que la crema nos quede más fina. Debemos remover la crema todo el proceso hasta que empiece a tomar un color más oscuro y empiece a despegarse del fondo de la olla, unos 20 minutos aproximadamente. Vertemos la crema en tarros de cristal y dejamos que se enfríe.

Preparamos la crema de queso simplemente batiendo con unas varillas el queso crema con la leche condensada. Reservamos en frío.

Montamos el pastel cortando un círculo de brioche con ayuda de aro de emplatar. Ponemos una capa generosa de crema de queso y cubrimos con la crema de dulce de membrillo.