Una receta para la cena que sea fresca, ligera, pero que quede bien, que tenemos invitados en casa y queremos impresionar... Además estar seguros de que guste a todos porque nuestros amigos vienen con niños... ¿Qué preparamos? 
Que no cunda el pánico: estos canelones de Jamón de York de Hummus de Alubias blancas y Atún con Salmorejo de Remolacha son la solución. Quedan divinos emplatados, los ingredientes suelen estar en nuestra despensa y admiten muchas variaciones: los canelones podemos prepararlos con jamón de York o fiambre de pavo (a nosotras nos gusta mucho prepararlos con el jamón de York en lonchas finas de Campofrío, porque tienen mucho sabor y las lonchas son todas muy parejas y permiten una buena presentación del plato)
Además el salmorejo de remolacha y el hummus de alubias son recetas que podemos preparar en la mañana y tenerlos listos para rellenar los canelones a la hora de la cena y emplatar, pues si queremos atender a nuestsros invitados  como se merecen no vamos a estar todo el rato pendientes de la cocina....
En tostaditas el hummus de alubias es delicioso incluso prescindiendo del atún y cómo sabéis se puede preparar con garbanzos (el original) o atreveros a prepararlo de otras legumbres , y el salmorejo de remolacha es realmente delicioso, es una de las recetas que tenemos publicadas en nuestro blog. Ambas recetas son saludables, fáciles de preparar y que funcionan bien tanto de aperitivo como complementando alguna receta... ¿Qué más se puede pedir?

Ingredientes:

Para el hummus de judías blancas y atún
400gr de judías blancas cocidas
Una cucharada sopera de tahini
Zumo de medio limón
Dos latas de atún
Media cucharadita de ajo en polvo
Agua

Para el Salmorejo de Remolacha:
Medio kg tomates maduros
100 g remolacha cocida
25 ml de aceite de oliva virgen extra
25 gr de pimiento verde
Medio diente de ajo
50 g pan asentado
25 ml aceite de oliva virgen extra
Vinagre de vino de Jerez
sal

Para los Canelones:
Ocho lonchas de Jamón York
Tres cucharadas de mayonesa casera espesa
Un huevo cocido
Un tomate picado
Semillas de sésamo negro para decorar

Elaboración:

Preparación del Humus de Judías blancas y Atún:

En el vaso de la batidora mezclamos las judías blancas cocidas, el tahini, el zumo de medio limón y media cucharadita de ajo en polvo. Trituramos hasta que quede una crema de consistencia un tanto espesa, podemos añadir una cucharada de agua.
Escurrimos las latas de atún, desmigamos y las añadimos mezclando bien. Reservamos en frío.

Preparación del Salmorejo de Remolacha:
En primer lugar troceamos el pan y lo añadimos al vaso de nuestra batidora de mano. Pelamos los tomates, los troceamos y los incorporamos. Troceamos el pimiento verde y la remolacha y los añadimos junto al vinagre, el aceite de oliva virgen, el ajo y la sal.
Trituramos durante unos minutos hasta que quede una textura fina y cremosa.

Preparación de los canelones:
Picamos el tomate y el huevo cocido. Añadimos estos dos ingredientes y la mayonesa al hummus que teníamos reservado. Mezclamos bien.
Preparamos los canelones rellenando las finas lonchas de Jamón York con el preparado anterior de forma que quede relleno abundante.

Emplatamos sirviendo un fondo de remolacha y sobre ella un par de canelones.
Decoramos con semillas de sésamo.

La receta que os proponemos hoy es una auténtica delicia, de esas recetas geniales que con pocos ingredientes pero con cuidada elaboración se convierte en un placer para los sentidos. Es un arroz meloso inspirado en el auténtico risotto alla milanese, muy popular en toda Italia y particularmente en Milán y la región Lombarda. La Receta de Arroz a la Milanesa la encontramos en El Arrocetario, web a la que siempre acudimos cuando tenemos en mente una receta de arroz porque siempre nos sugiere ideas y trucos para que los platos de arroz nos queden perfectos.
Esta receta es estupenda para los que se inician en la cocina porque no hace falta ser un gran chef para que quede perfecta. Como otros arroces melosos, el agua se va añadiendo conforme la va necesitando el arroz lo que nos da poco margen a equivocarnos. Preparada con un poco de mimo, esta receta será del gusto de todos, y disfrutarán tanto grandes como pequeños. Nosotros sin lugar a dudas la vamos a incluir en nuestro recetario de diario porque sin duda la vamos a preparar muchísimas veces.


En esta receta el protagonista es el arroz pero los actores secundarios son el queso y el azafrán, dos sabores contundentes que aquí casan a la perfección. Hay quien utiliza leche, crema, mantequilla para espesar este arroz, pero no es necesario y para nuestro gusto aportan un sabor demasiado lácteo al arroz.


Nosotras lo que sí hemos hecho es cambiar el parmesano por grana padano, nuestro queso italiano favorito, que aporta un sabor superdelicioso y no escatimar en cebolla, que aporta untuosidad a la receta.



Ingredientes:

400 gr de arroz Sabroz
Una cebolla
Un diente de ajo
Una copa de vino blanco
Una cucharadita de azafrán
Caldo de ave
100 gr de queso grana padano
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta
Sal


Elaboración:

En una cazuela ancha y de fondo grueso rehogamos la cebolla y el ajo picados muy finos a fuego lento hasta que la cebolla esté transparente.

Incorporamos el arroz y rehogamos unos minutos. Sazonamos y condimentamos con una hebras de azafrán tostadas y majadas en el mortero.

Echamos el vino y dejamos evaporar el alcohol antes de incorporar el caldo que tendremos caliente.

Rociamos al principio con dos cucharones de caldo y cocemos a fuego suaves removiendo de vez en cuando y añadiendo más caldo según se vaya consumiendo el de la cazuela.

Cocinamos hasta que el arroz esté a punto. Retiramos del fuego, salpimentamos y repartimos el queso rallado sobre el arroz removiendo con una espátula de madera para que el calor lo funda y ligar el arroz.
La frittata... todo un invento! Deliciosa para desayunar, almorzar o cenar y es muy divertida de preparar (su elaboración es muy parecida a la de nuestra tradicional tortilla): combina vegetales (guisantes, pimientos, espárragos, patatas, cebolla, carnes (jamón, pollo, bacon, ...)  añade diferentes tipos de queso o el queso que más te guste (queso feta, parmesano, cheddar, ...) mezcla todo con huevos batidos, añade sal y pimienta y hornea durante 20 minutos o prepara en tu sartén favorita.
A nosotras nos quedan deliciosas en nuestra sartén Honey de Quid. Está fabricada en aluminio y es apta para su uso en cualquier tipo de fuegos incluidos. Con un revestimiento antiadherente interior diseño "nido de abeja" evita que los alimentos sep eguen incluso cuando se cocina con poca cantidad de grasa. Tiene mango ergonómico de baquelita anti érmica y se puede limpiar en el lavavajillas, así que además de práctica es una sartén muy cómoda de usar.
Ingredientes:

Seis huevos
Dos cucharadas de leche
50 gr de queso parmesano
Una cucharada de mantequilla
Una cucharadita de aceite de oliva
Un cuarto de cebolla finamente picada
Un manojo de espinacas
100 gr de bacon
200 gr de champiñones
Sal y pimienta

Elaboración:

Batimos los huevos con la leche y el queso rallado y lo sazonamos con sal y pimienta. En la sartén derretimos la mantequilla con el aceite y rehogamos en ella la cebolla. Cuando esté transparente añadimos las espinacas picadas en tiritas, los champiñones y el bacon. Cuando se cocinen añadimos la mezcla de huevo y bajamos el fuego.

Tapamos la sartén y cocinamos unos cinco minutos. Volteamos y cocinamos por el otro lado unos tres minutos más hasta que los huevos queden cuajados.

Si tuviéramos que escoger nuestra tarta preferida... sin pensarlo, responderíamos la cheesecake. Cremosa y superdeliciosa, sin duda, la tarta que más hacemos en casa, la reina de nuestro recetario. La cheesecake clásica tipo americana es muy suave, y está riquísima con todo tipo de confituras, jaleas y gelatinas de frutas. También con compotas, con crema inglesa, con frutas asadas, con helado, con dulce de membrillo... ¡Es que somos superfans de esta tarta! Pero qué rica también la cheesecake que se prepara sin horno, tan fresquita, ¡cuánto apetecen este tipo de tartas ahora! ¿Y si preparamos una cheesecake para merendar?
Y si pensamos en esto último, nos vamos directo a nuestra cafetera Dolce Gusto a prepararnos un café Mocha y así nos vamos inspirando. Café 100% arábica con chocolate, la combinación perfecta.
Y hemos pensado ... Qué bueno si le damos a la cheesecake un toque de nuestra bebida favorita ... (el café, en eso tampoco tenemos dudas) ¿Y con un toque de cacao con nuestras cápsulas de café Mocha Dolce Gusto? Nuestra inspiración empieza a volar, necesitamos otro café... insertar una cápsula y dejar que nuestra cafetera Eclipse Dolce Gusto nos prepare un café tal y como nos gusta y el que nos apetezca en ese momento. Tan fácil como escoger entre su amplia variedad de cápsulas: espressos, cafés con leche, aromáticos tés, dulces chocolates, bebidas frías... y dejar que nuestra cafetera nos lo prepare como lo haría un profesional cafetero con una crema espesa y una textura única...Y nos sentamos a degustarlo y seguimos pensando, .... ya tenemos la idea casi lista. La cafetera tiene un diseño moderno y elegante, nos queda preciosa en nuestra cocina. Además de su diseño, la cafetera de cápsulas presenta una innovadora tecnología que hace que el café se preparé de forma sencilla y rápida, deteniéndose automáticamente en el momento adecuado, ¡todo un lujo que nos invita a tomarnos un momento de relax con un café!
El ritual de nuestro café de media tarde nos propone una extraordinariamente rica cheesecake: base de galleta con cacao y crema de queso con café y un toque de cacao. ¿Un capricho? ¿Por qué no? Una capa de dulce de leche que aporte untuosidad extra a nuestra tarta y un sabroso sabor dulce.
Es hora de ponerse manos a la obra, porque esta delicia que rondaba por nuestra cabeza ya está definida y solo queda elaborarla y disfrutarla en familia. Una exquisita propuesta para acompañar el café de media tarde, la preparamos juntos? Os invitamos a un café con NESCAFÉ® Dolce Gusto®. Hoy podéis escoger cápsula, pero no os acostumbréis....

Ingredientes:

200 ml de nata para montar
250 gr de queso de untar
30 ml de café con chocolate Mocha Dolce Gusto
Tres hojas de gelatina neutra
60 gr de azúcar
120 gr de galletas de chocolate
Dos cucharaditas de cacao en polvo
50 gr mantequilla
175 gr de dulce de leche
Dos cucharadas de cacao en polvo para decorar

Elaboración:

En un bol mezclamos las galletas con la mantequilla derretida a la que habremos añadido dos cucharaditas de cacao en polvo, mezclamos bien y repartimos en el fondo del molde o vasitos de cristal para formar una base. Dejamos reposar en la nevera.

Hidratamos la gelatina en un bol con agua fría.
Semimontamos la nata con el azúcar.  Reservamos.
Preparamos el café con las cápsulas Dolce Gusto Mocha y derretimos en él cuando aún está bien caliente las hojas de gelatina escurridas de agua.

Con ayuda de las varillas mezclamos el queso con el café hasta obtener una crema.
Después mezclamos con cuidado la nata semimontada con la crema de queso y café.

Sobre la capa de galletas con cacao ya fría ponemos una capa de dulce de leche y sobre ella vertemos la crema de queso.  Dejamos reposar en la nevera al menos 3 horas. Desmoldamos y servimos espolvoreando la superficie de la cheesecake con cacao en polvo.
Muy usada para preparar masa madre (levadura natural), la espelta además de tener un sabor delicioso nos reporta muchísimas propiedades beneficiosas para nuestra salud y podemos degustarla en muchísimas preparaciones: panes, bizcochos, .... y esta riquísima masa casera de pizza a la que la añadimos para dar un toque original y distinto.
Así resolvemos hoy la cena, que venimos cansados y con una pizza en la mano hablamos de otras cosas, alejamos los problemas y nos cargamos las pilas para mañana seguir batallando. Como a los niños les encantan estas sencillas pizzas caseras, las batallas de hoy las acabamos ganando... al menos las de la cena.....
La inspiración para estos pizzas la encontramos en nuestra caja de productos sorpresa Disfrutabox que nos llega puntualmente a casa repleta de lo que más nos gusta.
Productos de cosmética de primerísima calidad comparten espacio en nuestra caja Disfrutabox con una deliciosa horchata, una ensalada fresca, panetines, flanes, ... qué rico todo!  Ya estamos deseando que llegue la próxima!

Ingredientes:

Para la masa:
200 gr de harina de fuerza blanca
175 gr de harina de espelta
200 ml de agua
Un sobre de levadura seca (o media pastilla de levadura fresca)
Media cucharadita de sal
Una cucharadita de aceite de oliva virgen ecológico
Una cucharada de miel

Para el relleno:
250 gr de mozzarela
Salsa de tomate frito
Albahaca, orégano, pimienta negra

Elaboración:

Preparación de la masa a mano:
En un bol grande ponemos el agua a temperatura ambiente (verano) o ligeramente tibia (invierno). Diluimos en el agua la levadura, la miel y el aceite de oliva. Añadimos las harina mezcladas, la sal y amasamos ligeramente.
Dejamos reposar unos diez minutos la masa y volvemos a amasar, esta vez en la mesa y más concienzudamente, hasta obtener una masa lisa.
Llevamos otra vez la masa al bol y dejamos que doble su tamaño. Ya la tenemos lista para usar.

Preparación de la pizza:
Estiramos la masa de la pizza con un poco de harina y la colocamos sobre el papel de hornear.
Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200 grados.
Mientras colocamos los ingredientes la masa hace su segunda fermentación.
Sobre la masa ponemos la salsa de tomate frito, el queso y las especias al gusto.
Llevamos al horno unos 20 minutos, primero en una posición baja, para que la masa quede crujiente, y a los cinco minutos la llevamos a una posición media para que gratine.
 ¿Os acordáis cuando de pequeños hacíamos churritos de plastilina? Con esta misma técnica, si no nos acordamos pediremos consejo a los más pequeños que seguro estarán encantados de ayudarnos, preparamos unos palitos de pan que acompañarán cualquier aperitivo o nos servirán para un sabroso tentempié.  Rebozados en queso (un buen parmesano o grana padano) son deliciosos pero también quedan estupendos con semillas de lino, semillas de chía, especias y, porqué no, un toque picante.
Para presentarlos de manera informal los colocamos en unos elegantes y modernos vasos del completísimo catálogo Luminarc y así cada uno coge y se sirve con muchísima facilidad. Quedan muy originales repartidos por una mesa de brunch! Los vasos son parte de una de las colecciones más novedosas de esta prestigiosa firma de vajillas que nos proponen diseños originales, coloridos y muy resistentes y versátiles. Luminarc una vajilla para cada ocasión y cada momento y gran variedad de complementos para que servir y poner la mesa sea un momento divertido y de disfrute.

Ingredientes:

Para la masa de pan:
300 gr de harina
6 gr de sal
180 ml de agua
2 gr de levadura seca de panadería o 6 gr de levadadura fresca
20 ml de aceite de oliva virgen extra

Para condimentar:
Orégano
Pimentón
Comino
Semillas de lino
Semillas de chía
Queso rallado Grana Padano

Elaboración:

Si vamos a amasar a mano, nos hacemos de un bol grande y ponemos toda la harina en él haciendo un hueco en el centro en el que mezclaremos el resto de ingredientes. Vamos incorporando la harina con las manos hasta que la tengamos toda integrada. Es el momento de volcar a una mesa de trabajo y amasar.

(Si para amasar nos ayudamos de la panificadora o robot de cocina con amasadora, ponemos en ella
todos los ingredientes, primero los húmedos y después los secos y seleccionamos el programa masa sin fermentación para que simplemente nos realice el amasado.)

Seguimos amasando hasta que la masa nos quede lisa y elástica, adherente pero no pegajosa. Hacemos una bola y la dejamos fermentar en un bol ligeramente aceitado para que no se pegue. Deberá reposar hasta que doble su volumen, puede tardar en torno a las dos horas.

Pasado este tiempo dividimos la masa en trocitos iguales. Extendemos los trocitos en forma de barrita rotando como hacíamos de pequeños los churritos de plastilina. Deben de quedar muy finos porque luego crecen en el horno.
Colocamos un paño húmedo y humedecemos en él cada palito y de ahí al rebozado: Semillas de lino, semillas de chía, especias, queso..... como más os guste.

Precalentamos el horno a 200ºC.
Colocamos las barritas sobre papel vegetal en la bandeja de horno y horneamos las piezas unos 20 minutos o hasta que estén dorados (tras los primeros 5 minutos bajamos la temperatura del horno a 190º hasta el final del horneado).

 Jugoso, con intenso sabor a chocolate y muchos trocitos de frutos secos: avellanas, nueces, almendras, ... Qué rico sale el brownie con la harina de maíz y frutos secos y además al prepararlo así lo hace apto para intolerantes al gluten. Una delicia que acompaña de maravilla al café de media tarde. Apetece?
La  Harina P.A.N., harina de maíz precocida se utiliza en América latina para infinidad de preparaciones, son conocidísimas las arepas venezolanas y colombianas con multitud de rellenos distintos que se elaboran con este tipo de harina. Nosotras hemos descubierto esta harina tan versátil gracias a nuestra caja de productos sin gluten QuéBox , que nos descubre productos aptos para intolerantes al gluten de la forma más sencilla. Las cajas QuéBox nos llegan a casa cada dos meses, nos permiten conocer los productos del mercado que podemos comer si tenemos dietas sin gluten, sin azúcar, sin lactosa, sin huevo, sin leche, ... una suerte contar con la ayuda de QuéBox
Ingredientes:
1/2 taza de Harina P.A.N. , harina de maíz precocida (unos sesenta gramos)
1/4 taza cacao en polvo (unos veinte gramos)
Una cucharadita de levadura sin gluten
Una pizca de sal
200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
1 1/2 taza de azúcar (325 gramos)
4 huevos medianos
1 taza de chocolate de cobertura (unos 180 gramos)
1 taza de frutos secos (125 gramos)
Para decorar:
Nata montada y cerezas frescas

Elaboración:
Precalentamos el horno a 180 °C. 
Engrasamos un molde de horno, o bien lo forramos de papel de hornear y espolvoreamos la base con cacao. 
En un recipiente, vertemos 2/3 de taza de agua (160 ml)  y agregamos la sal. Incorporamos la harina  P.A.N. (de maíz blanco precocida) poco a poco hasta integrarla bien. Reservamos.
Batimos con las varillas el azúcar con los huevos hasta que blanqueen y por otra parte la mantequilla con la levadura sin gluten.
Agregamos la masa de harina lentamente a la mantequilla. Añadimos el chocolate derretido (templado) e incorporamos la mezcla del huevo, y por último los frutos secos picados. 
Batimos el conjunto hasta que todo esté integrado. 
Vertemos esta mezcla en el molde previamente forrado y horneamos durante unos 30 o 40 minutos.
Sacamos del horno transcurrido este tiempo y dejamos reposar antes de desmoldar.
Una vez frío el brownie, cortamos en cuadrados y decoramos con nata montada y cerezas frescas.

Llegar a casa y que encontrarte preparado un plato de carne como éste es una locura! Sabrosa carne de ternera cocinada a fuego lento con una riquísima salsa de almendras ... vamos, que nos alegra el día. Este plato es para hacer con cariño y disfrutar de él sin prisas, con un buen trozo de pan y una copa de vino. Para acercar a la familia a la mesa y charlar de todo mientras tomamos un buen plato de carne guisada preparada con mimo.
En nuestra tartera Bienestar  de Quid las recetas de carne tienen un sabor y una textura especial. Y esto es gracias a las características de esta extraordinaria cacerola de hierro fundido esmaltado que transfiere el calor de forma lenta y lo distribuye homogéneamente por toda la base. De la línea Bienestar, con esta tartera podemos preparar nuestros platos de cocina artesanal en las placas de inducción, eléctricas, al fuego e incluso en el horno (sobre la parrilla). Combina diseño tradicional y funcionalidades innovadoras, y es preciosa!

Ingredientes:

Medio kg de carne de ternera para guisar
Una cebolla
Dos cucharadas de almendra tostada molida en grano grueso
175 ml de vino blanco
150 ml de caldo de verduras
Cinco dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Harina
Dos clavos de olor
Pimienta negra recién molida
Sal

Elaboración:

Cortamos la carne en filetes gruesos, enharinamos los filetes ligeramente y freímos en la tartera con aceite de oliva. Retiramos el exceso de aceite y reservamos.
Doramos en la misma tartera los dientes de ajo picados, incorporamos la cebolla en juliana y dejamos pochar.
Incorporamos el vino, las almendras y las especias y cuando evapore el alcohol añadimos el caldo de verduras, rectificamos de sal.
Dejamos cocinar durante una hora y media, a fuego lento, hasta que ablande la carne y espese la salsa.
Salmorejos y gazpachos de remolacha, de manzana, de aguacate, de mango, .... hoy en día podemos disfrutar de muchísimas variantes de nuestra sopa fría por excelencia, que tanto nos gusta tomar por el sur cuando empieza a apretar el calor. El salmorejo de remolacha tiene, además de finura y un delicado sabor dulce, un color espectacular que invita a tomarlo. Bien fresquito y bien condimentado es un primer plato perfecto, lleno de salud y color, y en vasitos de chupito queda también estupendo como aperitivo. ¿Os animáis a probar nuestra receta?
En el salmorejo de remolacha, el aceite de oliva tiene un papel fundamental y nos tenemos que permitir escoger un buen aceite de oliva virgen extra como es  Carrasqueño Ecológico, elaborado con aceitunas de la variedad Carrasqueño y Picudo que nos aporta deliciosas notas frutadas perfectas para un salmorejo de sabor ligeramente dulce y delicado y, sobre todo, para su consumo en crudo.
Su presentación, en una preciosa botella oscura que acompaña de una elegante caja individual, lo ha ce perfecto para regalar. Además es muy fácil de comprar, podéis hacerlo directamente en la tienda online Carrasqueño y disfrutar de uno de los mejores aceites de Jaén.


Ingredientes:


Un kg tomates maduros

300 g remolacha cocida
50 ml de aceite de oliva virgen extra
50 gr de pimiento verde
50 gr de pepino
Un diente de ajo
100 g pan asentado
50 ml aceite de oliva virgen extra
vinagre de vino de Jerez
sal

Para decorar:
Rodajas de pepino y cebolleta
Semillas de sésamo tostadas
Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

En primer lugar troceamos el pan y lo añadimos a la batidora americana (con la que nosotras preparamos las cremas frías y gazpachos) o al vaso de nuestra batidora de mano. Pelamos los tomates, los troceamos y los incorporamos. Troceamos el pimento verde, el pepino y la remolacha y los añadimos junto al vinagre, el aceite de oliva virgen y la sal.

Escaldamos unos segundos el diente de ajo en agua hirviendo para quitar la potencia manteniendo el sabor, retiramos el germen en la parte central y lo añadimos.

Trituramos durante unos minutos hasta que quede una textura fina y cremosa.

Servimos con rodajas de pepino y cebolleta y semillas de sésamo para dar un toque original y crujiente.