Después de preparar en casa infinidad de bizcochos y probar a cambiar ingredientes y cantidades de las recetas originales, podemos compartir con vosotros los 10 trucos para preparar el bizcocho perfecto (o al menos el que más nos gusta a nosotras):

Todos los ingredientes a temperatura ambiente: lácteos, mantequilla, huevos, ..
Batir bien los huevos con el azúcar hasta que queden montados y doblen su volumen.
Tamiza siempre la harina y la levadura. Cuesta pero vale mucho la pena.
Ingredientes de calidad: buen aceite o mantequilla, huevos ecológicos, harina de calidad.
Incorpora otros ingredientes que añadan sabor y textura: ralladura de limón o naranja, frutos secos picados, extracto de vainilla, ... teniendo en cuenta que no alteren la proporción de ingredientes secos y húmedos de la masa.
Escoge un molde apropiado para el tipo de receta y las cantidad de masa de bizcocho que vas a preparar. La masa debe de ocupara aproximadamente 2/3 de la capacidad del molde
Encamisa el molde untándolo con mantequilla y forrándolo con papel de hornear.
Hornear a una temperatura no superior a 180º y sobre la rejilla para que no quemar la base del bizcocho y para que el calor se reparta mejor.
No abras el horno mientras la masa está subiendo, podría bajarse irremediablemente.
Pincha el bizcocho antes de sacarlo del horno para verificar que está bien horneado con un palo de brocheta, debe salir limpio. Si es así, apaga el horno y deja que pierda calor con la puerta abierta y el bizcocho dentro. Después de 10 minutos enfría el bizcocho sobre una rejilla.

Para nuestro bizcocho los mejores ingredientes, como el aceite de oliva virgen extra Carrasqueño Gran Selección, elaborado con aceitunas de la variedad Carrasqueño y Picudo que nos aporta deliciosas notas frutadas perfectas para esta receta dulce de contundente sabor.
El aceite de oliva virgen extra Carrasqueño es un zumo natural de aceituna obtenido exclusivamente de aceitunas seleccionadas, recogidas en su punto óptimo de maduración que dotan al productos de características organolépticas únicas Las condiciones climatológicas de la Sierra Sur de Jaén y al origen multivarietal de las producciones, hacen que este aceite de oliva sea único.


Ingredientes:

Tres huevos a temperatura ambiente
250 gr de harina blanca de trigo
250 gr de azúcar
100 ml de nata
100 ml de aceite de oliva virgen extra
Una naranja ecológica
100 gr de pistachos triturados finos
Un sobre de levadura
Un pellizco de sal

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º.
Con ayuda de las varillas batimos los huevos con el azúcar y el pellizco de sal.
Batimos con la batidora la naranja pelada y partida y la añadimos a los huevos.
Añadimos la nata y el aceite incorporando bien con las varillas.
Ponemos la harina tamizada con la levadura y batimos bien para que no queden grumos.
Por último añadimos los pistachos y mezclamos bien.
Llevamos al horno en un molde engrasado y horneamos durante 30 minutos.
Pasado este tiempo pinchamos para comprobar que no nos quedó crudo, y sacamos del horno.
Dejamos enfriar en una rejilla.
Decoramos con azúcar glass, rodajas de naranja y pistacho picados.
 Muchas veces cuando preparamos pizza en casa nos acordamos de las que comíamos de niñas, cuando nuestra abuela por contentarnos compraba bases de pizza congeladas, del grosor de un dedo al menos, que nosotras rellenábamos con ella y preparábamos así una cena especial. Nuestra abuela, excelente cocinera, hasta en un plato como este se lucía, porque preparaba un sofrito contundente con mucho pimiento y cebolla, mucho atún y le echaba muy poco queso, así que al final más parecía una coca que una pizza, pero estaba riquísima.
 Hoy en día las pizzas las preparamos con masa casera y le ponemos queso mozarella, el que ponía nuestra abuela era queso fundido en lonchas... Cuando nuestros hijos sean mayores, quizá se acuerden con cariño de estas pizzas que nosotras preparamos hoy y las comparen con las que ellos estarán comiendo el día de mañana... ¿Cómo serán?
Nuestras mejores pizzas las preparamos en el molde para pizza que compramos en OhGar y son ideales no solo para hornearlas sino para servirlas en el mismo molde. Y es que en OhGar encontramos todo el menaje para nuestra mesa y cocina y a unos precios realmente sorprendentes. En OhGar, outlet de menaje de hogar, vajilla y cocina, compramos de forma fácil y rápida todo lo que nos hace falta, no tiene más que ventajas!
Ingredientes:

Para la masa
300 gr harina de fuerza blanca de trigo
200 gr de agua (un vaso)
15 gr de aceite de oliva (aproximadamente una cucharada sopera)
20 gr de levadura fresca de panadero
Media cucharadita de sal
Una cucharadita de azúcar o miel

Para el relleno
Salsa de tomate frito casero
100 gr de champiñones
150 gr de jamón de pavo
Una cebolla
200 gramos de queso mozzarella
Hojas de rúcula
Orégano, albahaca y pimienta

Elaboración:


Preparación de la masa a mano:
En un bol grande ponemos el agua a temperatura ambiente (verano) o ligeramente tibia (invierno). Diluimos en el agua la levadura, el azúcar y el aceite de oliva. Añadimos la harina mezclada con la sal y amasamos ligeramente.
Dejamos reposar unos diez minutos la masa y volvemos a amasar, esta vez en la mesa y más concienzudamente, hasta obtener una masa lisa.
Llevamos otra vez la masa al bol y dejamos que doble su tamaño. Ya la tenemos lista para usar.

Preparación de la masa en robot amasador o panificadora:
Ponemos todos los ingredientes en el robot de cocina en el que hemos insertado el gancho amasador. Amasamos durante tres minutos. Dejamos reposar unos cinco minutos y volvemos a amasar unos minutos más hasta obtener una masa lisa. Dejamos reposar hasta que doble su tamaño y lista para usar.
En la panificadora aún más fácil: programamos la máquina en modo masa y esperamos que termine el programa. Ya tenemos la masa lista para usar.

Preparación de la pizza:
Estiramos la masa de la pizza con un poco de harina y ayuda de un rodillo, y la colocamos sobre el papel de hornear.
Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200 grados.
Mientras colocamos los ingredientes la masa hace su segunda fermentación.
Sobre la masa ponemos la salsa de tomate frito, parte del queso, los champiñones laminados, la cebolla picada y el jamón de pavo en taco
Terminamos con el queso de gratinar y las especias.
Llevamos al horno unos 20 minutos, primero en una posición baja, para que la masa quede crujiente, y a los cinco minutos la llevamos a una posición media para que gratine.
Una vez fuera del horno disponemos sobre la superficie la hojas de rúcula lavadas y secas.
La bollería es la parte de la repostería que más nos gusta preparar porque disfrutamos de ella desde la elaboración: amasado, fermentación, ... En el mercado podemos encontrar mucha variedad de bollería pero nada tiene que ver con la bollería casera, ni en calidad ni en sabor. Además, la bollería casera es calórica pero muy nutritiva y se prepara con ingredientes naturales que seleccionamos nosotros mismos, en cambio la bollería industrial...
Si ya estáis familiarizados con las masas fermentadas y acostumbráis en casa a preparar brioche, pan casero o bollería esta receta os va a resultar muy sencilla. Y si no es el caso, con ella podéis empezar a disfrutar de los pasteles más tiernos de la repostería.
Y como siempre os decimos, el éxito de una receta depende mucho de la selección y calidad de sus ingredientes. Para esta receta escogemos un azúcar natural, el sirope de flor de coco de Sunny Life que encontramos en nuestra caja Disfrutabox de este mes que nos ha sorprendido para bien con productos innovadores como éste. Productos de belleza y cuidado personal, hogar y alimentación escogidos de acuerdo a nuestros gustos personales de manera que con nuestra Disfrutabox nos sorprenden con la seguridad de que nos va a encantar!
DisfrutaBox
DisfrutaBox
Ingredientes:

Para la masa:
250 g de harina de fuerza
250 g de harina de trigo corriente
50 g de sirope de flor de coco
Un huevo
30 g de mantequilla a temperatura ambiente
300 ml de leche templada
Un sobre de levadura seca de panadero o 20 g de levadura fresca
Una cucharadita de sal

Para el relleno :
30 g de manteca de cerdo
75 g de azúcar moreno
Una cucharada de canela molida
75 g de pasas sultanas
75 g de almendras picadas

Para el glaseado:
75 g de azúcar blanco

Elaboración:

Mezclar la leche con la levadura (si usáis levadura fresca debéis disolverla bien en la leche), el huevo ligeramente batido, la mantequilla, la sal y el azúcar.

Añadimos esta mezcla ala harina y mezclamos bien hasta conseguir una masa que se despegue de las paredes. Es el momento de volcar la masa sobre la encimera o superficie de trabajo donde amasaremos unos minutos hasta conseguir una masa lisa y elástica y casi nada pegajosa.
Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar en un bol ligeramente engrasado con aceite de girasol y tapado con un paño o un papel de film. Esperamos hasta que doble su volumen, cuando estará lista para rellenar. Según la temperatura ambiente tardará entre una hora y una hora y media.

Tras la primera fermentación, estiramos la masa sobre la superficie de trabajo y formamos un rectángulo de unos 27 x 36 cm aproximadamente. Colocamos la masa de modo que tengamos frente a nosotros el lado más ancho.
Pintamos toda la superficie de la masa estirada con la manteca de cerdo derretida dejando sin pintar un cm de margen en el lado más cercano a nosotros. Sobre la manteca espolvoreamos el azúcar, la canela, las pasas y las almendras picadas.
Enrollamos la masa empezando por el lado más alejado a nosotros presionando ligeramente.
Sellamos el rollo pinzando con los dedos la junta (que dejamos sin pintar con manteca para que se adhiera bien).
Con un cuchillo bien afilado cortamos el rollo en 12 partes iguales y vamos colocando los enrollados en un molde de modo que puedan separarse entre ellos unos dos cm. (nosotras utilizamos un molde redondo de tarta grande). Tapamos con un papel film y dejamos fermentar por segunda vez hasta doblar volumen.

Precalentamos el horno a 190º C y colocamos los moldes sobre una rejilla en el tercio inferior del horno. Horneamos unos 20 minutos o hasta que queden dorados.
Retiramos los rollos del horno y los glaseamos inmediatamente con azúcar diluida en un poco de agua.
Para preparar un plato de lujo no es necesario meterse en la cocina horas y horas, a veces lo mejor es dedicar esas horas a darse una vuelta por el mercado y traerse dos o tres ingredientes de buena calidad. La propuesta de hoy es un solomillo de ternera de excelente calidad que acompañamos de nuestra guarnición favorita, los pimientos de padrón. Para redondear el plato una crema elaborada con dos ingredientes de sabor inigualable que combinados saben aún mejor
De elaborar la crema se encarga La Chinata, y es que ellos son especialistas en productos de calidad gourmet y escogen por nosotros los ingredientes y sabores más adecuados para nuestros platos. Y es que La Chinata sabe mucho de excelencia en calidad pues son maestros oleícolas desde 1932 y nos elaboran el mejor aceite de oliva virgen extra desde entonces. Salsas, conservas, aceites condimentados, cremas dulces, .... todo un universo de productos gourmet que no debéis dejar de probar.
Ingredientes:

Un solomillo de ternera de unos 160-170 gr por persona
200 gr de pimientos del padrón
Crema de Boletus y Trufa La Chinata
Aceite de oliva virgen extra
Sal en escamas con trufa La Chinata

Elaboración:

Lavamos los pimientos y los secamos muy bien para que no salten y salpiquen en la sartén. Calentamos abundante aceite en una sartén a fuego medio, añadimos los pimientos y colocamos una tapadera. Cocinamos durante dos o tres minutos dándoles la vuelta.
Para cocinar el solomillo, éste debe estar a temperatura ambiente para que quede lo más jugoso posible. Calentamos la plancha hasta que empiece a humear y ponemos las piezas de solomillo, y las cocinamos según el punto de nuestro gusto. Para nosotros con dos minutos por cada lado está perfecta. A media cocción salpimentamos.
Mientras se cocina pincelamos el plato con la crema de boletus.
Dejamos reposar la carne sobre una tabla un par de minutos antes de emplatar.
Emplatamos el solomillo, acompañamos con los pimientos de padrón. Terminamos el plato con un pellizco de sal en escamas con trufa para un toque más intenso de sabor a trufa, servimos.
Cuando llegamos tarde a casa después de todo un día repleto de obligaciones y tareas y por falta de previsión no hemos dejado nada previsto para cenar, tenemos justificado rendirnos al antojo y preparar una cena sencilla y superdeliciosa con alimentos que tenemos en la nevera pero siempre dando nuestro toque personal.
Y es que la mayonesa casera no la perdonamos y la preparamos en un momento con aceite e oliva virgen extra de sabor suave, que reservamos para postres y salsas en las que no queremos que repunte el sabor intenso. 
Una tosta de pan artesano, unos pimientos del piquillo, unas rodajas de huevo duro y un buen bonito en aceite completan una cena nutritiva con alimentos frescos y envasados pero no precocinados. Y está riquísima. 

Marzo 2018
Degustabox

Nuestra caja Degustabox de este mes viene especialmente completa con productos de primeras marcas, siempre novedosos en el mercado, que nos inspiran y hasta nos organizan la cena como nos ha pasado con el nuevo pan Bimbo artesano integral. Leche condensada, salsa para bravas, mermelada, bombones, chocolate, natillas, café, cerveza, patatas fritas, ... una caja llena de caprichos para dejarse sorprender una vez al mes. Ya estamos deseando que llegue nuestra próxima Degustabox
Ingredientes:

Unas rebanadas de Pan Bimbo Artesanal
Huevos
Bonito en aceite
Pimientos del piquillo
Mayonesa casera

Para la mayonesa:
Dos huevos.
Tres cucharaditas de jugo de limón recién exprimido.
225 ml de aceite de oliva virgen extra de sabor suave
Sal y pimienta

Elaboración:

Tostamos el pan mientras que vamos cociendo los huevos durante 12 minutos.

Preparamos la mayonesa: Separamos las yemas de las claras. Colocamos las yemas con el zumo de limón en el vaso de la batidora. Batimos añadiendo poco a poco el aceite de oliva en un hilo continuo hasta incorporar todo el aceite. Una pizca de sal y pimienta y batimos hasta que este montada. 

Ya podemos montar la tosta: Untamos la mayonesa en el pan, colocamos encima los pimientos del piquillo, el bonito y los huevos cortados en lonchas.
Focaccia (hogaza, en italiano) es un pan plano que aderezado con hierbas y aceite de oliva virgen es el acompañamiento ideal de cualquier comida informal. Podemos enriquecerlo con otros ingredientes como bonito o atún en aceite, cebolla, tomates secos ... o unas aceitunas negras como la propuesta que os traemos hoy. Si empezáis a hornear pan quizá esta receta sea un buen comienzo ya que la focaccia siempre sale bien, ya veréis.
Las hierbas que dan sabor a este pan podemos escogerlas a nuestro gusto, e incluso combinarlas: orégano, albahaca, salvia, romero, ajo en polvo, pimienta o tomillo, las que más os gusten. Eso sí, el aceite siempre aceite de oliva virgen extra. 
El aceite de oliva virgen extra Eterno de Torres con el que aderezamos nuestra focaccia está elaborado con las variedades Arbequina y Robal. Su sabor es muy delicado, aunque bien estructurado y con cuerpo, lleno de matices debido a la exclusiva mezcla de la variedad Arbequina y Robal. Su exclusividad es tal que únicamente se producen unas 1500 botellas al año, cada una de ellas numerada. 
Resultado de imagen de torres aceites
Con esta receta, aportando vuestro toque personal, podéis participar en nuestro Concurso de Recetas 6º Cumpleblog de Cocinando con las Chachas que está activo hasta el 9 de abril. Hay tres estupendos premios para las tres mejores recetas. Participad preparando una receta de nuestro blog y celebrad con nosotras nuestro aniversario, esperamos vuestras recetas!

Ingredientes:

300 gr harina de fuerza blanca de trigo
200 gr de agua (un vaso)
15 gr de aceite de oliva (aproximadamente una cucharada sopera)
20 gr de levadura fresca de panadero
Media cucharadita de sal
Una cucharadita de lecticina de soja
Una cucharadita de azúcar o miel

Media cucharadita de romero seco picado
Dos ramas de romero fresco

Elaboración:

Preparación de la masa a mano:
En un bol grande ponemos el agua a temperatura ambiente (verano) o ligeramente tibia (invierno). Diluimos en el agua la levadura, la lecticina de soja, el romero seco, el azúcar y el aceite de oliva. Añadimos la harina mezclada con la sal y amasamos ligeramente.
Dejamos reposar unos diez minutos la masa y volvemos a amasar, esta vez en la mesa y más concienzudamente, hasta obtener una masa lisa.
Llevamos otra vez la masa al bol y dejamos que doble su tamaño. Ya la tenemos lista para usar.
Preparación de la masa en panificadora:
Ponemos todos los ingredientes en la panificadora. Programamos en modo masa y esperamos que termine el programa. Ya la tenemos lista para usar.
Preparación de la focaccia:
Estiramos la masa con un poco de harina de forma que nos quede de un centímetro de grosor aproximadamente y la colocamos sobre el papel de hornear. Dejamos reposar media hora.
Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200 grados.
Hacemos con el dedo mojado en agua unos agujeros en  toda la masa en los que colocaremos romero y rellenaremos con las aceitunas negras troceadas. Espolvoreamos con el ajonjolí.
Llevamos al horno unos 20 minutos, primero en una posición baja, para que la base de la focaccia quede crujiente, y después en posición media para que dore la superficie.
Servimos caliente rociando la focaccia con aceite de oliva virgen extra.
Hamburguesas y perritos calientes no suelen formar parte de nuestra dieta habitual pero tampoco es un pecado disfrutar de ellos ocasionalmente, porque no vamos a negar que son riquísimos. Eso sí, cuando los preparamos lo hacemos bien y hacemos pan casero y salsa para acompañarlos. Los panecillos que os proponemos hoy podemos tomarlos también como pan para bocadillos, son muy tiernos y nutritivos y si no vamos a gastar toda la tanda, podemos congelarlos en bolsas individuales e irlos sacando conforme nos hagan falta.
Recién hechos con una buena salchicha, cebolla caramelizada, queso gratinado y salsa de tomate... puede que sí, que sean pecado de lo buenos que están!
Una salchicha Leo Boeck merece los honores, por eso cuando tenemos la suerte de disfrutarla no escatimamos en esfuerzo y preparamos pan casero y la mejor de nuestras disposiciones, porque estas salchichas son realmente únicas. En textura y sabor, en originalidad y en presentación los productos Leo Boeck son inigualables, te invitamos descubrirlos en su web leoboeck.com
Leo Boeck

Ingredientes:



Para los panecillos:

150 ml de leche tibia (2/3 cup)
Un huevo
450 gr de harina de fuerza (3 cups)
50 gr de azúcar (1/4 cup)
60 gr de mantequilla (1/4 cup)
Dos cucharaditas de levadura seca
Una cucharadita de sal
(opcional: 50 ml de masa madre de trigo)

Para el hot dog:
Una salchicha cocida Bratwurst para cada panecillo
cebolla caramelizada
Queso mozzarella rallado
Salsa de tomate
Salsa mostaza

Elaboración:


Preparamos los panecillos:

En un bol grande disponemos la harina dejando un hueco en el centro
Batimos el huevo y lo vertemos en el hueco. Incorporamos la leche en la que hemos disuelto el azúcar y la levadura, y la sal. Vamos mezclando todos los ingredientes incorporando la harina de fuera hacia adentro con ayuda de una cuchara de madera o una espátula. Aún con textura grumosa incorporamos la mantequilla a punto de pomada y empezamos el amasado. Este es el momento de añadir también la masa madre si vamos a añadir.
Pasamos la masa a la mesa y amasamos hasta que nos quede una masa fina y elástica. Dejamos fermentar en un bol aceitado y envuelta en papel film hasta que doble volumen en un lugar cálido de la cocina.
Pasado este tiempo, dividimos en porciones de unos 70 gramos, las estiramos con ayuda de un rodillo y las enrollamos dando forma al panecillo. Dejamos fermentar las piezas sobre una placa de horno hasta que vuelvan a doblar volumen.
Pincelamos los panecillos con huevo batido. Horneamos en un horno precalentado a 190ºC, bajando la temperatura a 180ºC después de los primeros 5 minutos, y horneamos 5 minutos más.

Preparamos los hot dogs:
Cocinamos las salchichas en la parrilla y las colocamos sobre los panecillos tostados y untados con salsa de tomate y mostada. Disponemos sobre las salchichas abundante cebolla caramelizada y mozzarella. Gratinamos en el grill unos minutos hasta que funda y dore el queso. Servimos de inmediato.
Después de probar mucho hemos dado con la receta perfecta de crema de limón: intensa pero suave, fácil de hacer y sobre todo más ligera y con menor cantidad de huevos. Es perfecta para acompañar galletas, bizcochos, tostadas, .... en casa no ha durado ni un día, hasta la han tomado con yogur! Menos mal que hemos reservado para acompañar este jugoso y tierno bizcocho de nata, nos ha quedado increíble!
Un bizcocho tan rico hay que servirlo en una vajilla especial. Las fuentes y platos que compramos en OhGar son ideales cuando queremos preparar una mesa elegante de merienda y agasajar a nuestros invitados. Y es que en OhGar encontramos todo el menaje para nuestra mesa y cocina y a unos precios realmente sorprendentes. En OhGar, outlet de menaje de hogar, vajilla y cocina, compramos de forma fácil y rápida todo lo que nos hace falta, no tiene más que ventajas!

Ingredientes:

Para el bizcocho de nata y limón:
Tres huevos
250 gr de harina de trigo
200 gr de azúcar
125 ml de nata
100 ml de aceite de girasol
Dos sobres dobles de gasificante (gaseosillas)
La ralladura de un limón
El zumo de medio limón
Una pizca de sal

Para la crema de limón:
Un huevo
150 ml de zumo de limón
La ralladura de un limón
175 gr de azúcar
50 ml de nata
Una cucharada de almidón de maíz (Maizena)

Elaboración:

De la crema de limón:
Calentamos en un cazo el zumo de limón con el azúcar y la ralladura.
En una taza disolvemos el almidón de maíz en la nata hasta que no queden grumos e incorporamos el huevo batido a esta mezcla.
Vertemos unas cucharadas del zumo de limón caliente sobre la mezcla de huevos y nata, removemos enérgicamente y vertemos todo en el cazo y de nuevo llevamos al fuego.
Sin dejar de remover con unas varillas hervimos suavemente hasta que espese.
Retiramos del fuego y vertemos en un tarro de cristal para que enfríe.

Del bizcocho de limón y nata:
Precalentamos el horno a 175º.
Batimos en primer lugar batimos los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos.
Incorporamos la nata, el limón y el aceite y mezclamos bien.
En último lugar añadimos la harina tamizada con los gasificantes y terminamos de mezclarlo todo.
Preparamos un molde desmontable untándolo con mantequilla y forrándolo de papel de horno para que luego se pueda desmoldar sin problemas.
Vertemos la mezcla en el molde y lo llevamos al horno donde se cocinará unos 30 ó 35 minutos.
Dejamos enfriar en una rejilla.

Es tan fácil preparar galletas caseras que siempre que encendemos el horno para una preparación aprovechamos para hornear una tanda. Escogemos ingredientes naturales, buscamos en nuestro recetario la receta que más nos apetece y animamos a nuestros pequeños a ponerse el delantal y ayudarnos a preparar la masa de galletas. 
 Entre nuestras galletas favoritas están estas sencillas galletas bombón de coco y leche condensada que además de riquísimas son muy nutritivas e ideales para acompañar el café de la tarde.
Pero también preparamos a menudo las exquisitas galletas linzer en su versión sin huevo, las simpatiquísimas galletas de lacasitos, fragantes galletas de naranja, muy saludables las galletas de avena, plátano y pasas y las galletas de avena fitness (veganas) y para ocasiones especiales las galletas especiadas con cristal de caramelo. Estas son solo algunas galletas de nuestro recetario, en el apartado Bizcochos y galletas de nuestro blog podrás encontrar muchas más recetas.

Degustabox
Gracias a Degustabox hemos descubierto la Leche condensada La lechera Sin Lactosa y así podemos preparar nuestras galletas favoritas y que las disfruten toda la familia. Y es que Degustabox nos ayuda a descubrir los productos más novedosos del mercado, con una selección de los más innovadores siempre de las primeras marcas. Así descubrimos, degustamos y disfrutamos! Deseando ya que llegue nuestra próxima Degustabox.
Con esta receta, aportando vuestro toque personal, podéis participar en nuestro Concurso de Recetas 6º Cumpleblog de Cocinando con las Chachas que está activo hasta el 9 de abril. Hay tres estupendos premios para las tres mejores recetas. Participad preparando una receta de nuestro blog y celebrad con nosotras nuestro aniversario, esperamos vuestras recetas!

Ingredientes:

100 gr de harina de trigo
100 gr de coco rallado
40 gr de mantequilla o margarina vegetal sin lactosa
50 gr de azúcar
30 gr de almidón de maíz
75 ml de leche condensada sin lactosa
30 ml de leche sin lactosa
4  gr de levadura
Media cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º.
Batimos la mantequilla con el azúcar y la vainilla. Añadimos intercalando y sin dejar de batir, el almidón de maíz y la leche condensada que habremos mezclado con la leche.
Mezclamos la levadura con la harina y el coco y lo añadimos poco a poco, mezclando constantemente.
Formamos bolitas con una cuchara, las pasamos por un bol con coco rallado para recubrirlas bien. Las vamos dejando sobre una bandeja de horno.
Horneamos las galletas 12 minutos a 180º  o hasta que vemos que se doran.
Enfriamos sobre una rejilla