Si queréis preparar gnocchis caseros y que os queden esponjosos necesitaréis patatas, huevo, harina, queso parmesano, pimienta blanca... Cocer las patatas, escurrirlas, pelarlas aún calientes, pasarlas por el chino.... añadir el huevo, la harina, amasar no más de tres minutos pues de otra forma necesitaríais mucha harina y los gnocchis quedarían más pesados. Después deberéis hacer "cuerdas" de masa y cortarlas en forma de rodajas, hacer bolitas, marcarlas con los dientes de un tenedor..... Y obviamente deberéis tener un poco de arte para hacer todo esto y que os salga bien. 
Sinceramente, nosotras no hemos tenido ahora en vacaciones ni tiempo ni ganas de  preparar unos gnochhis caseros, así que optamos por comprar unos ya elaborados, de buena calidad, eso sí, que no es un producto caro y vale la pena un poquito más. 
Así que nos toca lucirnos preparando la salsa. Y para los gnocchis nuestra preferida es el Pesto: aromático, con todo el sabor de la gastronomía italiana y facilísimo de preparar en nuestro mortero o en el accesorio picador de la batidora.
Para acompañar este delicioso plato,  un vino joven y fresco como es el Azzulo Blanco de Bodegas Aragonesas . Elegantísimo en la mesa por su cuidada y original embotellado en un precioso cristal azul, su aroma vivo y frutal gustará a todos. Bodegas Aragonesas consigue con este vino un blanco actual muy fácil de maridar con las recetas que más nos gustan en la época estival. 

Ingredientes:

400 g de gnocchis o ñoquis
Tres dientes de ajo
Dos ramitas de albahaca
50 gr de piñones
100 g de queso parmesano rallado
Pimienta blanca molida
Aceite de oliva virgen extra
Sal 

Elaboración:

Cocemos los gnocchis en abundante agua hirviendo con sal durante unos tres minutos o hasta que los gnocchis empiecen a flotar. Una vez los tengamos cocinados, los escurrimos y reservamos un vaso del agua de cocción.

En un mortero o con nuestra batidora de mano, majamos los ajos pelados, las hojas de albahaca lavadas y secas, los piñones. Añadimos el aceite a hilo siguiendo el majado y terminamos añadiendo el queso parmesano. Para que la salsa nos quede suave podemos añadir un poco del agua de cocción de los gnocchis que teníamos reservada.
Por último, mezclamos la pasta con la salsa y servimos bien caliente.

Uno de los platos más populares en todo el mundo de la comida china para llevar son Fideos Singapore o Singapur Mei Fun. Eso sí, no nos queda ni medio claro que este plato sea tradicional de la cocina de Singapur de la que lleva su nombre ... como ocurre con otros muchos platos de la cocina china, deliciosos pero de origen difuso.
Aunque hemos probado otras versiones con pollo o gambas, esta que os traemos hoy, vegana, supersaludable pero muy aromática es la que más nos gusta. Además compartimos con vosotros nuestra receta de curry en polvo casero: semillas de cilantro, comino, cardamomo, cúrcuma, ... superdelicioso!
Con brotes de bambú, fideos vermicelli y minimazorcas de maíz que compramos en Cocinista.es, la tienda online donde empezar a cocinar nuevas recetas. Con sus kits de iniciación en cocina internacional, sus ingredientes escogidos tendréis la seguridad de preparar cualquier especialidad y que sea todo un éxito en la mesa. Es toda una experiencia empezar a soltarse con el sushi, la cerveza artesana, la cocina exótica ... incluso cocina molecular, de la mano de Cocinista.es.
 

Ingredientes:

200 gramos de fideos de arroz
250 ml de agua
Media cebolla
Medio pimiento rojo
100 g de guisantes
125 g de mazorcas de maiz baby
Una lima o limón verde
125 g de brotes de bambú
Dos dientes de ajo
Dos cucharaditas de jengibre picado
50 ml salsa de soja
Una cucharadita de azúcar
Dos cucharadas de aceite


Para el curry en polvo casero:
3 cucharaditas de semillas de cilantro tostadas
2 cucharaditas de semillas de comino tostadas
1 cucharadita de semillas de mostaza
1 cucharaditas de semillas de cardamomo tostadas
2 cucharaditas de cúrcuma en polvo
Media cucharadita de chile en polvo

Elaboración:

En primer lugar elaboramos el curry casero
Tostamos en una sartén sin aceite y a fuego bajo las semillas de cilantro, las de comino, las de mostaza y las de cardamomo, todo ello sin dejar de remover evitando que se quemen durante unos cinco minutos. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.
En un mortero machacamos las semillas tostadas y añadimos las especias molidas. Envasamos en un recipiente de cristal hermético.

Cocinamos los fideos de arroz en agua caliente hasta que estén al dente (según las instrucciones del producto). Enjuagamos con agua fría, escurrimos y reservamos
Preparamos un caldo frío con el agua, la salsa de soja y el azúcar. Reservamos.
En un wok calentamos el aceite y salteamos en él la cebolla y el pimiento a fuego alto. Añadimos los ajos picados, el jengibre y los guisantes y los saltearemos unos minutos más. 
Añadimos cuatro cucharadas de nuestro curry en polvo casero, las mazorcas de maíz cortadas a la mitad a lo largo, los brotes de bambú cocidos y los fideos de arroz removiendo bien. Salteamos todo el conjunto durante dos minutos a fuego medio.
Vertemos el caldo frío que preparamos antes y hervimos hasta que los fideos hayan absorbido todo el líquido. Rectificamos de sal y servimos con gajos de lima o limón verde.
 Si a un bizcocho le queremos aportar jugosidad extra podemos emborracharlo después de hornearlo (y no se trata de sacarlo a cervecitas, claro que no! ). Preparamos un almíbar ligero, a punto de hebra floja nos basta, que podemos aromatizar con el licor que mas nos guste: Coñac, ron, licor de naranja, ... O también con vainilla o café. Con ayuda de una brocha, un biberón de cocina o un pulverizador "calamos" nuestro bizcocho por su superficie o sobre la superficie de los discos que hayamos cortado. Almibarar un bizcocho es un paso fundamental en la elaboración de tartas con fondant, para evitar que se seque en su interior.
Y como a nosotras nos gusta tanto el Pedro Ximénez de Bodegas Delgado, no hemos tardado mucho en escoger este vino generoso dulce para aromatizar nuestro bizcocho.
Intensifica el sabor de este y otros dulces, y es excepcional como postre por la cata extraordinaria de esta joya de Bodegas Delgado que cría y elabora vino de máxima calidad desde el siglo XIX.


Ingredientes:
100 ml de Pedro Ximénez
Un yogur natural
230 gr de harina
3 huevos
100 gr de azúcar
50 gr de mantequilla
Dos cucharaditas de levadura
Ralladura de naranja

Para el almíbar de Pedro Ximénez:
100 gr de azúcar
100 gr de agua
Una copista de Pedro Ximénez, al gusto

Elaboración:
Batimos los huevos con el azúcar con las varillas eléctricas hasta que la mezcla doble volumen.
Añadimos la mantequilla a punto de pomada, el yogur  y el Pedro Ximénez a la mezcla y batimos bien.
Incorporamos la harina junto con la levadura y la ralladura de naranja.
Mezclamos suavemente para que no bajen los huevos pero suficiente para obtener una masa sin grumos. Vertemos la mezcla sobre un molde previamente engrasado.
Espolvoreamos por encima un poco de azúcar y llevamos al horno precalentado a 175º durante treinta o treinta y cinco minutos.
Mientras se hornea, preparamos el almíbar hirviendo el agua y el azúcar a fuego medio sin dejar de remover. No debe coger mucha consistencia, nos basta con un almíbar de hebra floja. Si tenemos termómetro de cocina, llegaremos a los 103°. Apartamos del fuego en este punto y añadimos el licor.
Una vez enfriado el bizcocho, lo emborrachamos con nuestro almíbar empleando una brocha de cocina.
Hortalizas frescas de temporada, marisco y una deliciosa vinagreta son nos ingredientes que necesitáis para preparar la ensalada del verano. Si además tenéis la suerte de contar con tomates, cebollas y pimientos de vuestra propia huerta, el resultado es además doblemente saludable.
Eso sí, el salpicón hay que prepararlo con marisco de buena calidad, un aliño sabroso y bien bien fresco.
El Aceite de Oliva Virgen Extra de Los Seises es garantía de calidad en cualquier preparación por su sabor contundente propio del mejor aceite de oliva virgen. Excelente en la cocina y las frituras, es sin embargo en crudo como mejor apreciamos las cualidades del aceite Aceite de Oliva Virgen Extra de Los Seises
Ingredientes:
200 gr. gambones cocidos
Dos patas de pulpo cocido
Media cebolla
Medio pimiento rojo
Un pimiento verde
Un tomate hermoso
Un pepino
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de Jerez
Sal
Elaboración:
Pelamos los gambones y cortamos en trozos de bocado. Cortamos el pulpo en rodajas. 
Para preparar las verduras, picamos en trozos pequeñitos la cebolla, el pimiento rojo, el verde, el tomate y el pepino.
Ponemos todos los ingredientes en un bol. Aliñamos con sal, aceite y vinagre. Dejamos reposar unas horas en el frigorífico.
Servimos bien frío.
Uno, dos, tres, ... de estos cupcakes tan esponjosos nos comeríamos cien de una vez, y es que están tan ricos! Rellenos de crema de chocolate y coronados de nata fresca montada y cacao son toda una delicia.
La decoración es muy sencilla, sólo tenemos que hacernos de unas cápsulas bonitas y darnos un poco de arte con la manga pastelera.
El relleno de crema de chocolate de dos sabores La vieja fábrica es una pequeña sorpresa en el interior de cada cupcake. Esta exquisita crema es uno de los productos que encontramos en nuestra caja mensual Degustabox, repleta como siempre de los productos de alimentación mas novedosos del mercado. Y como Degustabox personaliza sus cajas, siempre acierta con su contenido. Deseando ya que llegue nuestra próxima Degustabox.

Ingredientes:
100 gr de huevos (dos huevos) 
140 gr de azúcar 
60 gr de leche 
Unas gotas de esencia de vainilla 
150 gr de mantequilla
165 gr de harina de trigo 
4 gr de levadura química (Royal) 
Una pizca de sal

Para el relleno:
250 gr de nata para montar
100 gr de azúcar
150 gr de crema de chocolate blanco y negro
Cacao en polvo

Elaboración:
En un bol grande batimos con las varillas los huevos y el azúcar hasta que quede una pasta blanquecina.
Añadimos la mantequilla a punto de pomada y batimos hasta que se incorpore bien. 
Es momento de poner la leche y la esencia de vainilla. Seguimos batiendo a velocidad lenta.
Mezclamos la harina con la levadura y la sal, y mezclamos con la masa anterior a velocidad lenta.
Cuando ya tengamos una masa homogénea, damos un buen batido con la marcha rápida de la batidora durante unos dos o tres minutos.
Tapamos la masa con papel film y llevamos a enfriar al frigorífico donde la levadura hará su trabajo. En la nevera puede conservarse incluso hasta el día siguiente.
Preparamos la nata montada batiendo en un bol bien frío la nata y el azúcar. Reservamos en la nevera.
Tras el reposo, damos un nuevo batido a la masa de los cupcakes y la repartimos en cápsulas de papel llenando estas hasta los dos tercios aproximadamente.
Si tenemos bandejas para magdalenas o flaneras aptas para horno, metemos las cápsulas dentro de las flaneras lo que hará que las magdalenas suban y no se abran a lo ancho.
Horneamos a 210º durante unos 15 minutos, bajando la temperatura a 180° tras los primeros 5 min.
Dejamos enfriar sobre una rejilla.
Rellenamos los cupcakes con la crema de chocolate y cubrimos la superficie con una capa de crema de chocolate blanco. Con ayuda de la manga pastelera, decoramos los cupcakes y después loa espolvoreamos con cacao en polvo.
El smoothie es la bebida de moda a base de frutas y verduras, hidratante, nutritiva y superdeliciosa.  Se prepara en un santiamén en la batidora americana con una base de leche, té, agua... las frutas y verduras maduras que más os gusten y se pueden espesar con yogur, hielo, semillas de chía, avena... Si os gusta un sabor más dulce o realzar el smoothie con un toque especial le podéis añadir azúcar, miel, vainilla, sirope de arce, dátiles e incluso especias como la canela o la nuez moscada.
Si preparáis vuestro smoothie con fruta congelada (perfecta idea para aprovechar aquella fruta que se va a poner demasiado madura) se convierte casi en un cremoso helado, ideal para combatir las altas temperaturas. 
En nuestro recetario podéis encontrar otras recetas de smoothies como el Smoothie Delicia de Plátano o el Smoothie de Plátano, Piña y Fresas.
 En esta ocasión nos hemos decantado por una de nuestras frutas tropicales favoritas: el mango. Bien maduro, aporta sabor y mucha fibra a nuestro batido. Además hemos incluido mango deshidratado en el batido y en la decoración que además de dulzor aporta textura y un extra de sabor. Los chicos de Con Mucho Aroma nos ponen fácil la tarea de comprar este tipo de frutas deshidratadas, así como tés e infusiones, galletas, semillas, productos de aromaterapia.... Sus promociones especiales y su envío gratis a partir de 25 € nos permite tener la despensa surtida de lo que más nos gusta y que la hora de la merienda sea todo un placer, todo gracias a Con Mucho Aroma.
Ingredientes:
Un mango bien maduro
Dos melocotones dulces
400 ml de leche de coco
Dos cucharadas de semillas de chía
Una cucharada de mango deshidratado
Una cucharada de miel 
Unas hojitas de menta y mango deshidratado para decorar

Elaboración:
Trituramos las frutas y los daditos de mango deshidratado en la batidora americana o de vaso con ayuda de la leche de coco. Incorporamos las semillas de chía y batimos unos segundos más. 
Endulzamos con miel al gusto.
Servimos bien frío en una copa acompañada con el mango deshidratado.
La gastronomía alemana es rica y variada, con influencias de las cocinas de los países vecinos: Austria, Francia, Holanda, ... Los platos más típicos son el codillo de cerdo, los brezels, las salchichas, el strüdel de manzana, el chucrut, los filetes de Sajonia, ... Todos se caracterizan por la contundencia de sabores, por ser, por lo general, altamente calóricos  y siempre regados con cerveza.
La ensalada de patata también es una de las recetas tradicionales en Alemania, aunque existen de ella diversas versiones dependiendo de las zonas. La receta que os traemos es la que se prepara en el norte de Alemania y se elabora con mayonesa. Muy rica y sabrosa, es una ensalada ideal para tener preparada en la nevera y cenar de lo más fresco.
La mayonesa Musa que hemos utilizado en esta receta, una de nuestras favoritas por su sabor casero, la hemos encontrada en nuestra caja de productos Québox. ¿Aún no la conocéis? Pues es todo un descubrimiento. Es una caja especializada en productos sin gluten y sin lactosa, que nos permite ahorrar y además descubrir los productos del mercado de diferentes marcas que no llevan ni gluten ni lactosa. Todo de marcas de confianza y primerísima calidad, una suerte contar con Québox si sufres de alguna de estas intolerancias o alergias alimentarias.

Ingredientes:
Tres patatas hermosas
Cuatro salchichas Frankfurt
Una docena de pepinillos pequeños
Media cebolla
Mayonesa al gusto
Perejil y eneldo

Elaboración:
Cocemos las patatas con su piel en agua salada. 
Picamos la cebolla y cortamos los pepinillos en rodajas.
Cocinamos las salchichas y las dejamos enfriar.
Mezclamos la mayonesa con el eneldo y el perejil. Si está espesa podemos aligerarla con leche o con algo de líquido de los pepinillos.
Mezclamos las patatas troceadas y frías con las salchichas en rodajas, los pepinillos y la mayonesa.
Dejamos enfriar en la nevera antes de servir.
Estamos seguras de que sabéis preparar un huevo cocido, aún así, aquí tenéis algunos trucos para que os queden realmente perfectos:
Tiempos de cocción: Un huevo fresco de tamaño L está perfectamente cocido en 10 minutos. Podemos conseguir un hard boiled egg (bien cocido) en 12 minutos, el ideal si vamos a preparar huevos rellenos. Si nos gusta la yema cocida pero cremosa no pasaremos de los 8 minutos y si queremos la yema semi-líquida pero con la clara cuajada los deberemos cocinar entre 5 y 6 minutos.
Yema centrada: Introducimos los huevos cuando el agua ya esté hirviendo y girarlos con ayuda de una cuchara, sobre todo al principio de la cocción, para que la yema vaya cociendo en el centro del huevo.
Evitar que la cáscara se rompa: Los huevos deben estar a temperatura ambiente antes de la cocción, así evitaremos el contraste de temperatura. Es importante también cocinarlos con agua suficiente, debe cubrir los huevos completamente.
Evitar que la yema se vuelva verdosa: Esto se debe a exceso de cocción, procuraremos una cocción inferior a los 12 minutos, para un huevo de tamaño L.
Para pelarlos fácilmente: Detendremos la cocción en agua fría o en un bol con hielo y agua.
Y una vez cocidos los huevos preparamos con ellos unos deliciosos huevos rellenos, esta vez con un toque de color muy especial. Al relleno de estos huevos le hemos puesto remolacha y así además de supersabrosos nos han quedado con un color rosa muy vistoso.
Como los hemos preparado con un bonito del norte de calidad, el resultado es un aperitivo inigualable como lo son los productos de Olmeda Orígenes. Esta empresa especializada en el producto artesano nos brinda la posibilidad de degustar la gastronomía española desde su origen, con lo mejor de los productos tradicionales de nuestros pueblos. Olmeda Orígenes nos ofrecen productos frescos (embutidos, jamones, quesos, ..) así como productos no refrigerados como los dulces artesanos y congelados (carnes de cerdo ibérico, butifarras catalanas, ....) todo servido con una innovadora logística.


Ingredientes:

Seis huevos
200 gr de bonito del norte en aceite
Una remolacha cocida
Tres cucharadas de mayonesa
Una cebolla fresca
Sal

Para decorar:

Pepino
Lechuga iceberg
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de Módena
Semillas de chía
Sal

Elaboración:

Cocemos los huevos durante 12 minutos para que nos quede la yema bien cocida. Detenemos la cocción en un bol de agua fría con hielo y los pelamos.
Partimos los huevos a la mitad y separamos las yemas de la claras.
Reservamos una yema para decorar.
Ponemos el resto de yemas en el vaso de la batidora y añadimos los ingredientes del relleno (bonito del norte escurrido de su aceite, remolacha cocida, mayonesa, cebolla fresca bien picada). Trituramos bien hasta conseguir una pasta y rectificamos de sal.
Rellenamos las claras y decoramos con pepino y yema rallada.
Servimos los huevos rellenos con una ensalada de lechuga aliñada con aceite de oliva virgen extra, vinagre de Módena y semillas de chía.
La ensalada de arroz es una de las recetas estrella del verano. Energética, muy fresca y fácil de hacer, es además sabrosísima combinando bien los ingredientes. Esta ensalada de arroz con bonito, pimientos del piquillo y aceitunas negras es muy versátil ya que podemos suistituir el bonito por melva, atún e incluso sardinillas, podemos utilizar pimientos rojos asados en vez de piquillo, incluso escalibada.... De cualquier forma, con un sencillo aliño de aceite de oliva virgen, vinagre y sal es extraordinaria.

Ideal para tomar de primero, también puede servirse de aperitivo y resulta muy práctica bien envasada y refrigerada para llevar a la piscina o la playa. Pero lo mejor: tenerla bien fresca en la nevera para degustarla en una cena ligera y saludable.
Si la emplatamos en unos cuencos individuales se convertirán en el plato estrella de una celebración o reunión con amigos. Nuestros cuencos de Sargadelos son muy vistosos y coloridos haciendo gala del buen nombre de la empresa gallega que lleva trabajando la porcelana desde el siglo XIX. Vajillas, figuras, ... decoradas a mano con todo el esmero y con un diseño innovador que sin embargo conserva lo mejor de la tradición en cerámica. Todo un lujo emplatar y servir en un Sargadelos

Ingredientes:

Arroz basmati
Bonito del norte
Pimientos del Piquillo
Aceitunas negras
Cebolla 
Vinagre de Módena
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración:

Cocemos el arroz en abundante agua con sal unos 10 minutos. 
Enfriamos el arroz y lo ponemos en un bol. 
Añadimos la cebolla bien picada, el bonito desmenuzado, los  pimientos del piquillo en tiras, las aceitunas negras, aceite, vinagre y sal. 
Removemos bien y llevamos a la nevera unas 4 horas. Lo emplatamos y a comer!