Helado Delicia de Yogur con Compota de Cerezas

Tenemos el verano a la vuelta de la esquina y el calor intenso ya empieza a hacer acto de presencia. Así que es tiempo de desempolvar nuestro recetario de helados y postres fresquitos, y nosotras vamos a empezar por el que más nos gusta, el helado de yogur.
Pero al yogur no lo vamos a dejar solo y lo vamos a poner en buena compañía, una superdeliciosa compota de cereza, tan fácil de preparar como difícil resistirse a comérsela a cucharadas. Las cerezas quedan enteras, dulcemente confitadas, ideales para alegrar yogures, galletas, tostadas, … para utilizar como relleno de tartas (una selva negra... uhmmmm)

 Para el éxito de la compota es importantísima la calidad y dulzura de las cerezas, por eso nuestra compota ha quedado de lujo. Porque nuestra materia prima es la Cereza de Milagro de Vegetales Alto Ebro, producto nacional, de proximidad, una cereza exquisita de intenso sabor y color. Nos llega a casa en 24 horas y sin gastos de envío, la forma más fácil y rápida de comer la mejor fruta y verdura.

Ingredientes:

Para la compota de cerezas:
500 gr de cerezas (pesadas después de deshuesarlas)
250 gr de azúcar
El zumo de medio limón

Para el helado:
250 ml de yogur natural (dos yogures)
200 ml de nata para montar
80 gr de azúcar blanca

Elaboración:

Preparamos la compota de cerezas mezclando en una cazuela las cerezas con el azúcar y el zumo de medio limón. Podemos poner también una pizca de sal para que se acentúe el sabor.
cocinamos a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese y quede la textura casi de una mermelada. Hay que tener en cuenta que al enfriar espesa aún más. Nosotros a fuego lento tardamos casi una hora. Una vez alcanzada la consistencia que queremos dejamos enfriar totalmente.

Para preparar el helado, en primer lugar quitamos el suero que suelen traer los yogures.
Mezclamos en un bol el yogur natural  con la nata y el azúcar (es importante que no sea desnatado o semidesnatado, de hecho si es griego mejor, ya que la falta de grasa derivará en falta de cremosidad). Tanto la nata como el yogur deben estar bien fríos de la nevera.
Llevamos la mezcla a la heladera y mantecamos el helado según las instrucciones del fabricante. Nuestro helado tardó 20 min en estar terminado.

Preparamos un recipiente de apto para el congelador, nosotras utilizamos uno de cristal con tapa, y vertemos en él cucharadas alternas de compota de cerezas y helado de yogur. Llevamos al congelador para que termine de solidificar.
Si no tenéis heladera es importante no despistarse y remover la mezcla que tenemos en el congelador cada media hora para que no deshacer los cristales de hielo y que el yogur quede cremoso.

Sacamos el helado del congelador unos minutos antes de servir y acompañamos con más compota de cerezas para los más golosos.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.

SUBIR