Gallos con Mantequilla Tostada y Limón


El gallo es un pescado exquisito, de cuerpo fino y traslúcido y textura delicada. Lo encontramos en el mercado es entero y fresco y lo podemos cocinar de mil maneras: al horno, a la plancha... Si vamos a utilizarlo en filetes podemos aprovechar sus espinas para la elaboración de un delicioso caldo pescado.
 Nosotros hemos escogido prepararlo a la plancha con una cremosa salsa de mantequilla tostada y limones, muy fácil de preparar y sabrosísima. La textura suave y brillante de la salsa y su sabor delicado combina a la perfección con este pescado.
Desde el puerto de Marín en Pontevedra nos llega el mejor pescado y marisco de manos de O Percebeiro , ya que trabajan en las principales lonjas gallegas desde donde escogen para nosotros el producto de mejor calidad.
O Percebeiro nos lo sirve a nuestro gusto, podemos escoger si el pescado lo queremos limpio y desescamado o no, el tamaño de las piezas y el tipo de corte; y también el marisco, si lo queremos vivo o cocido. Un gustazo porque podemos adaptar el pedido según el uso que le vamos a dar en nuestra cocina.
Nos llega superfresco ya que nos llega en menos de 24 h de su subasta en lonja y bien envasado.
O Percebeiro

Ingredientes:

Cuatro gallos de ración
150 gr de mantequilla
El zumo de un limón
Tres limones ecológicos
100 ml de vino blanco
Dos cucharadas de nata para cocinar
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración:

Preparamos en primer lugar la salsa.
En una sartén ponemos una cucharada de mantequilla y unas gotas de aceite de oliva virgen extra (esto permitirá que la mantequilla se tueste pero no se queme).
Cortamos los limones a rodajas todas del mismo grosor y los doramos ligeramente en la mantequilla para que tomen un poco de color. Retiramos y reservamos.
Incorporamos a la sartén el vino blanco y esperamos un minuto a que evapore el alcohol y reduzca un poco. Añadimos el resto de la mantequilla y cocinamos hasta que tome un color tostado. En este punto añadimos una o dos cucharadas de nata para cocinar y mezclamos bien. Reservamos.

Limpiamos los gallos quitándoles la cabeza pero conservando la piel.
Cocinamos los gallos a la plancha que la tendremos bien caliente y pincelada con aceite de oliva virgen, unos 3 o 4 minutos por cada lado según el tamaño.

Pasamos los gallos ya cocinados por la salsa, apenas unos instantes para que se impregne de su sabor (no queremos que se nos pase el pescado). Servimos enseguida.

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Esa salsa debe estar de escándalo.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Sencilla receta que va de lujo para pescado como bien nos muestras en el gallo ha debido ser jugosidad completa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gallo ya de por sí es muy jugoso, tiene una carne muy rica y delicada. Se merecía una preparación como esta.
      Un abrazo

      Eliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.

SUBIR