Mejillones Tigre

viernes, 17 de febrero de 2017 3 comentarios en este post

El mejillón es un molusco muy apreciado por sus propiedades nutricionales y gastronómicas. Y es que el mejillón tiene un alto contenido en proteínas de alto valor nutricional, es bajo en grasas y fuente natural de vitaminas y sales minerales. En la cocina, el mejillón da muchísimo juego, y está igual de rico simplemente al vapor que como ingrediente de platos más elaborados como arroces y originales aperitivos.
En casa el mejillón tigre es el rey de los aperitivos caseros, jugoso cremoso y con todo el sabor del mejillón fresco. Se sirve en su concha por lo que además es vistoso y fácil de servir y comer.
La base de los mejillones tigre es una bechamel que se prepara con caldo de cocción del mejillón y leche a partes iguales. Y la hemos preparado con la leche Unicla que encontramos en nuestra caja Degustabox que nos ha llegado este mes especialmente tentadora. Bizcochitos, cereales para desayuno, chocolate a la taza, dulce de leche,... y muchas delicias más para alegrarnos el desayuno o la merienda, o simplemente darnos un capricho. Ya estamos deseando que llegue nuestra próxima Degustabox


Ingredientes:

Un kilo de mejillones
Dos cucharadas de harina
Un vaso de leche
Un vaso de caldo de cocción
Dos cucharadas de mantequilla
Sal y pimienta

Para empanar y freír:
Un huevo
Pan rallado
Aceite de oliva

Elaboración:

Limpiamos los mejillones y los echamos en una olla con un vaso de agua y un poco de sal. Cuando empiecen a abrirse tapamos la olla y en dos minutos los tendremos todos abiertos.
Retiramos las conchas y elegimos las más vistosas. Colamos el caldo y dejamos enfriar.
Troceamos la carne de  los mejillones y reservamos.

En un cazo, derretimos la mantequilla y rehogamos en ella la harina un par de minutos, removiendo bien,  para que no sepa a crudo. Poco a poco vamos añadiendo la leche y el caldo de cocción de los mejillones a partes iguales. Removemos continuamente con las varillas para que vaya cogiendo cuerpo la bechamel. 
Añadimos los mejillones cuando la masa esté en su punto (empiece a despegarse del fondo) y salpimentamos. Debe de quedarnos una masa espesa.
Vertemos la masa en un recipiente de cristal, tapamos con film transparente y dejamos enfriar. Mejor si refrigeramos en la nevera de un día para otro.

Rellenamos las conchas con la masa y pasamos por huevo y pan rallado. Repetimos la operación para hacerle un doble empanado.
Freímos en aceite de oliva, primero por la parte del relleno para que quede bien sellado y después por la parte de la concha. Servimos bien calientes.

3 comentarios

  1. ¡¡ Un aperitivo que no falta nunca en mi cocina.....hago cantidad y congelo !! Suelo agregarles gambas o langostinos y un refrito. Lo aprendí de una gran chef malagueña, por cierto el restaurante aún sigue abierto, hace ya más de 35 años (Dios, como pasa el tiempo). Tal y como lo habeis preparado, una delicia....las fotos, espectaculares.
    Buen fin de semana...disfrutad siempre con alegria.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan y me da una pereza enorme prepararlos. Gracias por recordarme este delicioso aperitivo.
    Besos
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  3. Simplemente, me encantan, y con esas fotos tan buenas ni te digo la pinta que tienen. Enhorabuena.
    Saludos. Manolo.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.