Pan de Aceite de Oliva Virgen Extra

lunes, 28 de noviembre de 2016 7 comentarios en este post

El aceite de oliva virgen extra es el pilar de nuestra gastronomía, indispensable en la cocina tradicional y en la más moderna. Su sabor único, su versatilidad y sus propiedades nutricionales le coronan como el rey de los aceites. Es el mejor en las frituras, ideal en vinagretas y soberbio cuando se toma solo, en una tostada con un buen pan casero. Hoy os traemos una receta para saborear el aceite de oliva virgen y disfrutarlo, un pan de aceite extraordinario, tierno y esponjoso que se cubre de aceite antes de hornear y se condimenta con aceite de oliva crudo, la mejor forma de disfrutarlo.
 El aceite de oliva virgen extra Oleocampo es el resultado de aunar el respeto a la tradición y la innovación con la maestría y la pasión. Así el resultado es un aceite de calidad suprema elaborado con la mejor aceituna jienense de destacada fragancia merecedora de diversos premios en el sector del aceite de carácter nacional e internacional. La variedad Premium de Oleocampo, elaborada con las mejores aceitunas de la variedad picual, es la más indicada para aquellas recetas en las que el aceite tiene un papel protagonista, como en estos panes de aceite por sus inmejorable calidad. Además Oleocampo nos ofrece otros productos elaborados con aceite de oliva virgen extra, como las Oleoperlas Premium, ideales para platos gourmet y Oleodermo, aceite de oliva virgen extra para cuidar piel  cabello
Ingredientes:

Para la masa de pan:

500 gr de harina
10 gr de sal
300 ml de agua
5 gr de levadura fresca
100 gr de masa madre (opcional)
60 ml de aceite e oiva virgen extra

Para condimentar:
Aceite de oliva virgen extra
Orégano
Aceite
Pimentón

Elaboración:

Si vamos a amasar a mano, nos hacemos de un bol grande y ponemos toda la harina en él haciendo un hueco en el centro en el que mezclaremos el resto de ingredientes. Vamos incorporando la harina con las manos hasta que la tengamos toda integrada. Es el momento de volcar a una mesa de trabajo y amasar.

(Si para amasar nos ayudamos de la panificadora o robot de cocina con amasadora, ponemos en ella
todos los ingredientes, primero los húmedos y después los secos y seleccionamos el programa masa sin fermentación para que simplemente nos realice el amasado.)

Cuando la masa tenga cierta consistencia incorporamos el aceite poco a poco.
Seguimos amasando hasta que la masa nos quede lisa y elástica, adherente pero no pegajosa. Hacemos una bola y la dejamos fermentar en un bol ligeramente aceitado para que no se pegue. Deberá reposar hasta que doble su volumen, puede tardar en torno a las dos horas.

Pasado este tiempo dividimos la masa en tres trozos iguales. Dejamos reposar los trozos de masa unos cinco minutos y boleamos. Aplanamos las bolas con ayuda de un rodillo. y dejamos otra vez reposar para que fermenten hasta que su volumen crezca una vez y media. Siempre tapados.

Precalentamos el horno a 200ºC.
Colocamos las piezas sobre papel vegetal en la bandeja de horno y pintamos la superficie de cada una de ellas con aceite de oliva

Horneamos las piezas unos 20 minutos o hasta que estén dorados (tras los primeros 5 minutos bajamos la temperatura del horno a 190º hasta el final del horneado).
Una vez horneadas las piezas dejamos enfriar sobre una rejilla y condimentamos con aceite de oliva, orégano, romero y pimentón.

7 comentarios

  1. Buenísimos que estarán esos panes. Me dan ganas de comerme uno ahora mismito. Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Adoro pão caseiro , também gosto de juntar azeite.
    Esse além de lindo deve ter ficado uma delicia.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  3. Felicidades al cuadrado. Aquí en mi tierra es muy común comprar lo que nosotros llamamos cocas de aceite y son prácticamente como este pan. Tengo en el blog uno, pero lo hice fino y ahora, me quedan las ganas de ponerme con éste.
    Precioso, rico y perfecto. Para disfrutar sin nada más que dando mordiscos que con ese aceite, no hace falta nada más, Besos..

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que te ha quedado un pan de aceite que solo verlo ya es un lujo, asi que me imagino como tiene que ser darle un bocado a este pan que tiene que salir a gloria bendita. Mil besicos

    ResponderEliminar
  5. Pan para pecar jejeje Si juntas el pan y el aceite de oliva que son mis perdiciones, ¿cómo puedo resistirme?
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  6. Es mi desayuno casi cada día, pan y aceite... es lo más. Y el aceite, uno de los que se pueden comer a cucharadas, claro!

    ResponderEliminar
  7. un pan que quita el sentido ¡¡¡¡¡ me ha encantado ...besotes

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.