Pan de Calabaza

Tenemos calabazas todo el año en el mercado y por tanto, siempre es buen momento de preparar el pan que más gusta en casa: el pan de calabaza. Suave, ligeramente dulce, es un pan que si lo preparáis con la receta que hoy compartimos con vosotros siempre os saldrá bien. Ya veréis como se convierte también en uno de vuestros favoritos.
Nosotros lo hemos preparado con nuestra panificadora, pero para los que no dispongan de ella os dejamos también la elaboración tradicional. 


Ingredientes:
250 gr de calabaza cocida y bien escurrida ( pesada después de asarla y fría )
150 ml de leche
Un huevo mediano
60 ml de aceite de girasol
600 gr de harina de fuerza
65 gr de azúcar
Un sobre de levadura seca (5 gr)
Una cucharadita de sal

Elaboración:

En panificadora:
En la batidora trituramos la calabaza ya cocida con la leche y el huevo. Lo vertemos sobre la cubeta donde hemos puesto la levadura seca y añadimos el resto de los ingredientes. Programamos nuestra panificadora en el programa dulce con tostado medio. Al quitar las aspas hemos aprovechado para dar forma a nuestra masa. Una vez terminado el programa dejamos enfriar completamente antes de cortarlo en rebanadas. 

Elaboración tradicional:
En un bol bien amplio disponemos la harina pesada haciendo un hueco en el centro. Añadimos el azúcar y la levadura, y esquinada la sal, para que no toque la levadura. En la batidora trituramos la calabaza cocida con la leche y el huevo y la vertemos en el centro del volcán. Vamos añadiendo harina al líquido con ayuda de un cucharón hasta que la tengamos integrada toda. Seguimos mezclando hasta que sea el momento de trasladar la masa a la mesa y seguir amasando allí. Al principio será muy pegajosa pero hay que seguir amasando hasta que empiece a formar una masa lisa. Podemos ayudarnos con un poco de harina en la mesa, pero aquí hay que ser disciplinado y no añadir mucha porque podríamos cambiar las proporciones de la receta y no saldría bien.
Una vez conseguida una masa, dejamos fermentar en un bol durante una hora, hasta que la masa prácticamente doble su volumen. En ese momento la sacamos del bol, y boleamos en forma de hogaza. Dejamos fermentar de nuevo hasta que casi doble volumen y horneamos con el horno precalentado a 200 º los diez primero minutos y a 190º unos treinta y cinco o cuarenta minutos más (esto dependerá de cada horno.
Dejamos enfriar en una rejilla antes de cortarlo .

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Que bueno tiene que estar, tengo que probarlo, besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, éste seguro que lo haré. Si me gusta el pan y me gusta la calabaza... dulzón, pues de los míos.
    Besos.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.

SUBIR