Croquetas Caseras de Pollo y Jamón

lunes, 27 de febrero de 2017 6 comentarios en este post



Hay muchas tareas de cocina en las que los niños pueden ayudar, según la edad, como batir huevos, cortar galletas, buscar ingredientes en la despensa, también recoger y limpiar la cocina al terminar ... Pero lo de meter las manos en la masa es, sin duda, lo que más les gusta: rebozar, amasar, empanar y todo lo que sea pringarse los brazos hasta el codo.


Así que cuando hay que hacer croquetas hay que olvidarse de remilgos, ponerle el delantal a los pequeños, o mejor, un impermeable "larguito", y dejarse ayudar. Os prometemos que con el tiempo nuestros peques van aprendiendo, y lo que al principio son trozos de masa deformes por todos los lados, con la práctica van pareciéndose a las croquetas.


Con el caldo de pollo Costa que encontramos en nuestra caja de productos Disfrutabox, las croquetas salen muy muy sabrosas y más ligeras que sólo con leche. A nosotras nos gusta preparar las de cocido con el mismo caldo de cocido, pero estas de pollo y jamón quedan estupendas con el caldo de pollo Costa por su sabor casero. La calidad de los productos de nuestra caja nos permite preparar las mejores recetas. Disfrutabox llama a nuestra puerta y alienta nuestra imaginación con los ingredientes más novedosos e innovadores. Y nosotras encantadas, deseando que llegue la próxima!




Ingredientes:



100 gr de pollo cocido
100 gr de jamón serrano
Media cebolla pequeña
Un diente de ajo pequeño
Dos cucharadas de aceite de oliva suave
Cuatro cucharadas soperas de harina de repostería colmadas
Un cuarto de litro de caldo casero
Un cuarto de litro de leche
Huevos, harina y pan rallado para rebozarlas
Sal

Elaboración:

Sofreímos ligeramente la cebolla y el diente de ajo muy picados en el aceite a fuego bajo. A este sofrito añadimos el pollo y el jamón muy picados. Damos unas vueltas.
Añadimos la harina, cucharada a cucharada, integrándola en el aceite. Manteniendo el fuego bajo, debemos rehogar la harina para que pierda el sabor a crudo.
Incorporamos la leche mezclada con el caldo a temperatura ambiente en dos tiempos, la mitad primero para deshacer la harina, y después el resto. En este momento rectificamos de sal.
Y ahora el paso más importante, remover y remover con la varilla hasta que quede una masa cremosa que se despegue de la cacerola.
En una fuente de cristal amplia vertemos la masa y dejamos enfriar tapada con un papel film, primero a temperatura ambiente y después en el frigorífico.
Cuando la masa esté bien fría, vamos apartando porciones con una cuchara y le damos forma ayudándonos de la harina. Pasamos por huevo y pan rallado.Vamos colocando las croquetas en una placa de plástico de forma que queden separadas, para llevar al congelador. Pasadas tres horas de haberlas congelado, podemos envasarlas en bolsas que ya no se pegarán.

6 comentarios

  1. Yo no tengo niños, pero cuando me prestan a las sobrinas nos ponemos el delantal y a pringarse! Qué ricas las croquetas, de mis pica pica favoritos! Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las croquetas, te han quedado perfectas!! Yo también las regalo a alguna de mis sobrinas, je,je

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién se puede resistir a unas ricas croquetas caseras?!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  4. En mi casa a mi madre le ayudabamos a "rebañar" la sartén de las croquetas, je je. Mis hijos hicieron lo mismo y ahora son mis nietos los que "ayudan". Te han quedado perfectas.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Pero que buenisimas se ven estas croquetas!! me gustan mucho, muchísimo!! Bs.

    ResponderEliminar
  6. Qué ricas por favor, me comía una docena.
    Bss

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.