Albóndigas Caseras de la Abuela Nina. Receta de Aprovechamiento

jueves, 26 de noviembre de 2015 7 comentarios en este post


En casa tenemos un lema: "la comida no se tira", así que lo intentamos aprovechar todo, y un plato que se presta mucho a esto es el cocido.
Nuestra madre pone el cocido en una olla maxi-grande, y ese día lo comemos con calabazas y habichuelas, que es como le llamamos aquí en Andalucía a las judías verdes.
Antes de añadirle las verduras saca el caldo, que lo comemos otro día como sopa con fideos o sopa de picadillo (con jamón, huevo y pan frito), y otras veces le echamos arroz con un tomate y un pimiento. Nos costaría mucho decidirnos por una ellos.



Parte de los garbanzos del cocido los reservamos para añadirlos  a las espinacas, y la pringá de casa (que lleva un jarrete de cerdo, una pechuga de pollo, tocino fresco, ...) la aprovechamos para hacer tortillas de carne, croquetas o estas albóndigas caseras de las que os traemos hoy la receta y que son la especialidad de la Abuela Nina.

Ingredientes:

Jarrete de cerdo y pollo sobrante de las carnes del cocido ("pringá")
1/2 kilo de carne picada
Un huevo
Una cebolleta
Pan rallado fresco 
Ajo y perejil picado
Una zanahoria
Un vaso de vino blanco
Nuez moscada
Aceite de oliva virgen
Caldo de verduras
Laurel
Limón
Pimienta negra y sal
Elaboración:

Picamos las carnes sobrantes de la "pringá". Las ponemos en el bol junto con la carne picada, el ajo y el perejil y una cebolleta, todo muy bien picado.
Después añadimos el huevo, el zumo de medio limón, las especias (pimienta negra y nuez moscada) y una pizca de sal.
Vamos añadiendo el pan rallado poco a poco, mientras mezclamos. Añadir el pan que admita para formar una masa compacta pero no demasiado seca.
A continuación vamos formando las albóndigas del tamaño que más os gusten y las pasamos por harina y a la sartén a freír con el aceite de oliva caliente. Reservamos.
En la olla añadimos un poco del aceite de haber frito las albóndigas y cuando este caliente añadimos la cebolla y la zanahoria. Refreímos un poco.
Añadimos las albóndigas reservadas, un vaso de vino blanco, dos hojitas de laurel y cubrimos con el caldo. Salpimentamos al gusto.
Dejamos cocinar hasta que se forme una salsa ligera y listo.

7 comentarios

  1. En mi casa es una de las reglas principales a cumplir "la comida no se tira", y así está el blog lleno de recetas de aprovechamiento. Nunca me había planteado hacer albóndigas con la carne del cocido, el otro día la aproveche en una receta que pronto subiré. Gracias por la idea, yo opino que las albóndigas están ricas de todas las maneras.

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Adoro almondegas e estas ficaram bem ao meu gosto
    Uma refeição eliciosa

    ResponderEliminar
  3. Jamás hice albondigas con carne de cocido y la idea me encanta, os han quedado estupendas con una salsita maravillosa...Bess

    ResponderEliminar
  4. buen lema el de "la comida no se tira", con la pringa del cocido tienen que quedar muy sabrosas estas albondigas, y es que se ven deliciosas,me encantan ,besos

    ResponderEliminar
  5. Estas recetas de la tradición, el hecho de no desaprovechar ni el tiempo de preparación del cocido ni ninguno de sus elementos con recetas super variadas que nos alimenten casi toda la semana ... Para mi es un arte mayor y de todo lo que sale de este cocido yo tampoco sabría decantarme... Obviamente con las croquetas en casa me hacen la ola :o)
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira
    Así lo mejor sería que me traigas la olla llena y voy preparando y catando!!!

    ResponderEliminar
  6. Otra vuestra que me guardo porque cocináis fantásticamente bien.
    Gracias por vuestro apoyo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  7. Pero qué buena pinta, es que las cosas de siempre son un éxito seguro ehh

    besos

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.