Morcillo de Ternera en Salsa de Vino Tinto con Cremoso de Patata

viernes, 2 de diciembre de 2016 3 comentarios en este post


Una de las piezas del despiece de la ternera es el morcillo o jarrete, que se sitúa en el en la parte de debajo de las patas y que está clasificada como de categoría primera B. Sin embargo, es una pieza de carne muy melosa y gelatinosa y da muy buen resultado en guisos, estofados y caldos.
Con un guisado a fuego lento y un poquito de paciencia el resultado es una auténtica delicia. Nosotras hemos escogido en esta ocasión una salsa de vino tinto y una guarnición de un suave cremoso de patata que combina muy bien con la potencia de sabor de la carne guisada.
Pero de nada nos valdrá el esfuerzo si no escogemos un morcillo de buena calidad, y eso solo nos lo puede servir nuestro carnicero de confianza. En nuestro caso,
Carnicería Díaz que nos ofrece una amplia variedad de productos en su tienda online, y siempre de primerísima calidad. Ternera, cordero, cerdo, cabrito, elaborados cárnicos, quesos y embutidos que nos llegan envasados al vacío y en vehículos refrigerados, con una excelente relación calidad precio. 

Ingredientes:

Para la ternera en salsa:
Un kg de morcillo de ternera
Medio litro de vino tinto
Una cebolla hermosa
Tres zanahorias medianas
Una hoja de laurel
Tres dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta

Para el cremoso de patata:
Seis patatas hermosas
Aceite de oliva virgen
Sal
Leche

Elaboración:

En cinco cucharadas aceite y a fuego fuerte, doramos el morcillo cortado en trozos. Salpimentamos al gusto. Bajamos el fuego.
Pelamos y cortamos la cebolla y las zanahorias, y también los dientes de ajo y añadimos todos los ingredientes a la olla. Agregamos la hoja de laurel y  un poquito más de aceite y dejamos que se sofría todo junto.
Cubrimos entonces con el vino tinto y mantenemos a fuego lento hasta que la carne quede muy blanda, lo que requerirá bastante tiempo, de hora y media a dos horas.
Reservamos en un recipiente tapado.
Retiramos la hoja de laurel y trituramos la salsa con la batidora. Volvemos a poner la salsa a fuego fuerte unos minutos para que espese. 
Cocemos las patatas y una vez lista las chafamos con un tenedor y agregamos sal, aceite de oliva virgen y un poquito de leche. Movemos bien para que quede un puré cremoso.
Al emplatar, ponemos el puré caliente en el fondo del plato y sobre él, la ternera. Salseamos y listo para comer.

3 comentarios

  1. que bueno que tiene que estar ¡¡¡¡¡ me ha gustado mucho esta receta ...besotes guapas

    ResponderEliminar
  2. Impresionante. Estos guisos alegran los días fríos de invierno...

    ResponderEliminar
  3. De muerte relenta no lo siguiente os ha quedado un morcillo de relujo y seguro sabia mejor.
    Bicos mil wapas.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.