Cheesecake de Limón y Arándanos en Vasito


La cheesecake de limón.... qué ricura! Fresca y dulce, es el postre perfecto y más si lo servimos en vasito con una dulce capa de gelatina de arándanos. Los tenemos preparados en la nevera con antelación y terminamos una comida de la mejor forma.
La gelatina de arándanos lleva arándanos naturales para darle un toque fresco y la mermelada de arándanos aporta cremosidad y dulzor. La preparamos con gelatina de arándanos en polvo de Royal, que encontramos en nuestra caja de Junio de Degustabox que viene preparada para disfrutar de los productos más frescos e innovadores del mercado. Como siempre, todo un placer abrir nuestra caja Degustabox y encontrar lo que más nos gusta. Aún no habéis vivido la experiencia Degustabox?
Degusta Box
Ingredientes:

Para la base:
Un paquete de galletas maría
150 gr de mantequilla o margarina

Para la crema de queso:
Una tarrina de queso crema de 250 gr
250 ml de nata para montar
125-150 gr de azúcar (cinco a seis cucharadas soperas)
Ralladura de un limón
Zumo de medio limón

Para la gelatina de arándanos:
15 gr (medio sobre) de gelatina de arándanos
100 gr de arándanos naturales
Dos cucharadas de mermelada de arándanos
300 ml de agua

Elaboración:

Fundimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos bien con las galletas que habremos triturado previamente. Debe quedar una masa con la que cubriremos el fondo de los vasitos aplastando bien con un el dorso de una cuchara. Dejamos enfriar.
Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
Llevamos la nata al fuego y disolvemos en ella el azúcar, con cuidado que no hierva. Escurrimos e incorporamos las hojas de gelatina que deben disolverse bien sin quedar grumos Apartamos inmediatamente, y cuando pierda algo de calor incorporamos la tarrina de queso crema, la ralladura de limón y el zumo de limón, batiendo bien con la varilla de mano.
Vertemos la masa sobre la base de galleta y llevamos a la nevera para que enfríe.
Mientras tanto preparamos la gelatina de arándanos: calentamos la mitad de agua hasta que hierva y en ella disolvemos la mitad de un sobre de gelatina de arándanos. Batimos con la batidora de mano los arándanos naturales con la mermelada de arándanos y el resto del agua (para aligerar la mezcla). Mezclamos con la gelatina y vertemos sobre los vasitos. Volvemos a llevar a la nevera y esperamos a que cuajen por completo, lo que llevará no menos de 4 horas.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nos encantaría que nos dejaras un comentario.

SUBIR